Jorge Luis Valencia Arzate “El Chuky’’, exjefe de plaza en municipios de Zacapu y Morelia que en 2009 fue uno de los sicarios más sanguinarios de lo que fue el cártel de “Los Caballeros Templarios’’, tras la escisión de lo que fue el cártel de “La Familia Michoacana’’, fue sentenciado a 23 años, 10 meses de prisión por delitos de delincuencia organizada, contra la salud, posesión de drogas y portación de arma de fuego para uso exclusivo.

El Poder Judicial de la Federación (PJF), notificó a la Procuraduría General de la República (PGR), que el Juzgado Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales del estado de Jalisco además de la pena carcelaria aplicó una multa económica de 550 días que equivale a 33,820 pesos contra quien en 2009, fue el autor intelectual y material del secuestro de elementos de la Policía Federal en esa entidad.

El PFJ a través del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), informó que el impartidor de justicia federal resolvió a través de la causa penal 295/2013, que sentenció a un integrante de la organización delictiva denominada “La Familia Michoacana y/o Los Caballeros Templarios’’, después que el Ministerio Público Federal presentó los suficientes argumentos para sustentar su responsabilidad.

Por tanto fue declarado culpable de la comisión de los delitos de delincuencia organizada en la hipótesis de delito contra la salud, contra la salud en la modalidad de narcomenudeo en la variante de posesión del narcótico denominado cocaína y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, los cuales son tipificados como graves y no alcanzan ningún beneficio de fianza o caución.

De acuerdo a la causa penal “El Chuky’’, fue capturado por fuerzas federales desplegados en sus zonas de influencia el 13 de septiembre de 2013, cuando fungía como jefe de plaza de dicha organización criminal en Zacapu y Morelia, Michoacán, entidad donde empezó por instancias del expresidente surgido del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón Hinojosa, la guerra contra los cárteles de la droga.


rtorres@eleconomista.com.mx