Las empresas que construyen los primeros cuatro tramos del Tren Maya (Mota Engil México, Operadora CICSA, GAMI e ICA) se reagruparon para tratar de adjudicarse uno de los dos segmentos del tramo 5, el último que se licitará públicamente, y presentaron las ofertas económicas más elevadas.

El viernes pasado, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo recibió nueve propuestas de consorcios integrados por empresas nacionales e internacionales cuyos montos van de los 15,543.4 a los 28,116.8 millones de pesos.

A pesar de ser un tramo de 60 km (el de menor extensión de los que se han concursado), requerirá de una mayor inversión porque se trata de una doble vía que incluye el sistema de electrificación, un viaducto ferroviario de siete km, 12 pasos peatonales, 18 pasos vehiculares y un paso inferior ganadero.

La propuesta más alta (28,116.8 millones de pesos) fue entregada por el grupo que integró Operadora CICSA, del empresario Carlos Slim, su filial FCC Construcciones (juntas desarrollan el tramo 2) y un nuevo socio: La Peninsular Compañía Constructora, que también construye el primer tramo del tren México-Toluca.

Debajo de ellos (con 20,375.3 millones de pesos) está el consorcio integrado por ICA Constructora (al que se le adjudicó directamente el tramo 4 por tener la concesión de la autopista por donde pasará el tren), Mota Engil México (que ganó el primer tramo del tren junto con China Communications Construction Company, Cosh y Eyasa, entre otras), GAMI Ingeniería e Instalaciones (que forma parte del grupo al que se asignó el tramo 3) e Impulsora de Desarrollo Integral. Los directores y representantes de las constructoras que ya trabajan con el Fonatur han reiterado directamente al mandatario López Obrador, en giras de trabajo para ver sus avances, su compromiso de terminar en tiempo y forma, y ajustándose al monto de los contratos, los trabajos.

Las ofertas más bajas

Sobre el segmento concursado, cuya fecha para dar el fallo es el 29 de enero, el fondo explicó a los concursantes: el inicio de este subtramo se inserta en el camellón de la carretera federal 307 de Cancún a Tulum, atravesando dentro del camellón de esta carretera las localidades de Akumal, Puerto Aventura y Xcaret, hasta llegar al sur de Playa del Carmen donde en su tramo final atraviesa de sur a norte la zona urbana de Playa del Carmen.

Entre las firmas interesadas, los dos consorcios que ofertaron el menor costo para realizar los trabajos fueron: ASCH, Power China International Group y BCYSA, entre otras, (15,543.4 millones de pesos) y Constructores de Proyectos Viales de México (que participa en el tramo 1 del tren México-Toluca), CAABSA Infraestructuras y Comsa Infraestructuras, entre otras empresas) que presentaron una propuesta de 16,22.2 millones de pesos.

Del segundo grupo destaca que Caabsa (que desarrolla el tramo 3 del tren México-Toluca), participó en las licitaciones de los tramos 1 y 3.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx