A pesar de la aportación marginal que los petroleros privados han registrado desde sus respectivas adjudicaciones, no se cancelarán los contratos otorgados durante las rondas petroleras, con lo que se les permitirá competir contra un Petróleos Mexicanos (Pemex) fortalecido que cuenta con un plan de rescate que incluye nuevos desarrollos, contrataciones aceleradas e índices récord en perforaciones, aseguraron el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia por la conmemoración del 81 aniversario de la expropiación petrolera.

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, adelantó que como parte del plan de rescate a la empresa este año se proyecta la perforación de 506 pozos exploratorios y de desarrollo, con respeto a los 162 que se ejecutaron el año pasado. Con estos niveles se volverá a los registros del 2014, cuando se perforaron 535 pozos en el país.

Asimismo, explicó también que en noviembre de este año comenzará la incorporación a la producción nacional de los 20 campos que se desarrollarán este año, que implican la puesta en marcha de 16 plataformas nuevas y 263 kilómetros de ductos en mar y tierra.

Según el directivo, luego de reuniones con contratistas de las rondas petroleras, a quienes se solicitó que incrementen la actividad en los campos que les fueron adjudicados, también se les pidió apoyo para la realización de las licitaciones de los contratos integrales para la operación de estos campos bajo la supervisión de Pemex. Por lo tanto, entre los contratistas que realizarán estas obras hay algunas empresas que participaron en las rondas petroleras y otras que tienen contratos de servicios con Pemex, dijo.

En cuanto a las contrataciones, aseguró que gracias a la reducción de tiempos se lleva un avance de 50% en firmas de contratos y en los próximos días se alcanzará la totalidad del otorgamiento de las obras mediante procesos de adjudicación por invitación directa a las empresas, tal como se licitará la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco.

El desarrollo de 20 nuevos campos es la mayor actividad que Pemex Exploración y Producción ha tenido en este rubro por lo menos desde el año 2000, ya que el mayor índice desde entonces fue de ocho desarrollos, en 2003. A detalle, para los 16 campos que se desarrollarán en aguas someras e incluyen los descubrimientos anunciados en la pasada administración, como Manik, Mulach y Koban, se requerirá de la adquisición de 13 plataformas de producción, la instalación de 14 ductos con una longitud total de 175 kilómetros y ocho interconexiones en plataformas existentes en los campos de aguas someras frente a Veracruz y Tabasco.

Los campos terrestres en las mismas entidades implican la construcción de tres plataformas de perforación y ampliación de nueve, así como instalación de 13 ductos con una longitud de 88 kilómetros y la instalación de una batería de separación y optimización de una existente.

“Ésta es la infraestructura que ya se contrató y a partir de esta infraestructura también se tienen que contratar 72 pozos marinos y la perforación de 44 pozos terrestres, ya empezamos a entregar los anticipos y están trabajando en la construcción de esta infraestructura”, acotó.

Finalmente, detalló que del 2013 al 2018 el promedio de deuda contratada durante enero y febrero de cada año ascendió a 4,895 millones de dólares, y en 2019 no se contrató deuda en este periodo. Este año se hizo una amortización de 45,000 millones de pesos (2,250 millones de dólares), por lo que hay desendeudamiento en relación con el año pasado.

Privados al ruedo

El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que el rescate a Pemex no implica cancelar los contratos de exploración y producción asignados a privados durante la reforma energética. Sin embargo, explicó que al mes de febrero la Comisión Nacional de Hidrocarburos reportó 31,000 barriles diarios al mes de febrero por parte de terceros, pero de éstos, un total de 27,000 barriles diarios, que es 87%, es de asociaciones o migraciones de contratos previos, es decir, son barriles que ya producía Pemex.

“La única diferencia es que antes eran de Pemex y del país y hoy los estamos compartiendo”, dijo. Por tanto, la producción netamente privada es de 4,000 barriles diarios, “muy marginal para lo que necesita el país”.

Así, aseguró que a los privados se les otorga la oportunidad de demostrar que pueden competir en el mercado mexicano. “Vamos a demostrar qué es mejor, si que Pemex contrate o la privatización, nada de ideologías, juicio práctico, nada de que por decreto se va a demostrar como antes, que por decreto era más eficiente entregar los campos a particulares, eso hasta ahora no se ha podido probar”, dijo.

[email protected]