Promotora de Éxitos, S.A. de C.V., subsidiaria de Grupo Radio Centro, fue descalificada para adquirir tres estaciones de FM con cobertura en las plazas de Acapulco y Chetumal, después de que no presentó en segunda oportunidad la contraprestación conjunta de 139.2 millones de pesos por esas frecuencias que salieron a concurso durante la Licitación IFT-4 de radio AM/FM del año 2017.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) había concedido un plazo de 24 horas hábiles, según una resolución del 2 de septiembre del 2020, para que Promotora de Éxitos pagase 52.18 millones de pesos por la 91.3 MHz de Acapulco; 48.72 millones de pesos por la 92.9 MHz, también de Acapulco; y 38.27 millones de pesos por la 92.1 MHz de Chetumal.

Esto para que Promotora de Éxitos se hiciera con la titularidad de esas frecuencias, después de que desistió de pagar por ellas en una primera ocasión con el argumento de que la participación del oferente Tecnoradio en el proceso licitatorio de la IFT-4 había inflado los precios de las estaciones muy por arriba de su valor real de mercado.

“El Instituto Federal de Telecomunicaciones determina la descalificación de Promotora de Éxitos, S.A. de C.V., con número de Folio Único P9-520100, respecto de los Lotes 55, 56 y 119 de la Banda FM de la Licitación Pública IFT-4”, definió el regulador en su resolución P/IFT/161220/574 del 16 de diciembre del 2020.

Esta historia comenzó a mediados del 2018, cuando Promotora de Éxitos recurrió a los tribunales para  que dejara sin efectos los resultados de la subasta y primeramente, para impugnar la resolución del 30 de mayo de 2017 en que el IFT descalificó a Promotora de Éxitos por incumplir con los pagos de las tres estaciones. Según el IFT, en diversas resoluciones posteriores, la filial de Radio Centro tuvo la oportunidad de presentar sus quejas y éstas le fueron resueltas en su oportunidad, pero en última instancia, la justicia federal concedió su amparo a Promotora de Éxitos. La presencia de Tecnoradio sí había impactado a la IFT-4.

La participación de Tecnoradio como nuevo postor interesado en operar estaciones por toda la República trastocó la Licitación IFT-4, debido a las elevadas ofertas que presentó por distintas frecuencias que provocó que otros interesados desistieran de competir por las señales o que cayeran en la misma situación que la filial de Radio Centro.

El IFT posteriormente denunció penalmente a Tecnoradio por la presunción de había presentado información falsa durante el proceso y por la posibilidad también de que sus accionistas tenían lazos familiares con otras empresas concesionarias de radio, por lo que tampoco era merecedora de los incentivos que otorgaba la IFT-4 a los nuevos entrantes al negocio de la radio.

Tecnoradio participó como nuevo entrante en la IFT-4, pero incumplió el pago de alrededor de 288 millones de pesos por las 37 frecuencias que había ganado y entonces el Instituto Federal de Telecomunicaciones también procedió a retener la garantía de seriedad que Tecnoradio había presentado por 12.5 millones de pesos.

En el año de la pandemia, en las mismas fechas cuando el IFT otorgó un día hábil a Radio Centro para cumplir con los pagos de las tres estaciones, la compañía ingresó 134 millones de pesos por transmisión, 39% menos que un año antes y entonces reportó una pérdida neta de 39.2 millones de pesos.

El IFT prepara una nueva versión de la subasta de radio AM/FM para los siguientes meses y es posible que los lotes que Radio Centro desistió de comprar en esta segunda ocasión también sean consideradas para una nueva licitación y en otro contexto de precios como resultado de la pandemia. Incluso, el IFT no ha anunciado que frenará a Promotora de Éxitos, en caso de que ese postor vuelva a presentar interés por las frecuencias de Acapulco y Chetumal.