Al desistir de su demanda de que los autos producidos en México y Canadá tengan un contenido estadounidense de 50% para estar exentos de aranceles, Estados Unidos no flexibiliza su postura en reglas de origen y sí, en cambio, plantea una nueva metodología con elementos que la vuelve “más estricta e inalcanzable” para la industria automotriz de Norteamérica.

Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), dijo que –según versiones plasmadas en medios de comunicación de EU– se mantiene la exigencia de elevar la regla de origen de un contenido regional de 62.5% a 85%, que es “incumplible” para la operación del sector automotriz; en tanto que se pretende eliminar ecuaciones como lista de rastreo que complica la revisión de la misma, así como incorporar el tema de salarios como porcentaje de valor que representan las autopartes.

Sostuvo que tanto la parte mexicana como sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá cuentan con total desconocimiento sobre la nueva fórmula que plantea el gobierno de Donald Trump en materia automotriz, la cual es más rígida.

En conferencia de prensa, Cuevas informó que este miércoles se llevará a cabo una reunión técnica en Washington sobre reglas de origen en el marco de las negociaciones de la modernización del TLCAN, en la cual podría presentarse dicha propuesta a México y Canadá.

Sigue la discusión de 85% de contenido regional, después abre cinco categorías de partes y componentes con diferentes requisitos para cada una, en donde el porcentaje de contenido se reduce en 75, 70 y hasta 60%. Para las partes consideradas como el motor, la caja de velocidades o los ejes, el porcentaje de fabricación norteamericana tiene que ser de 85 por ciento.

El directivo de la AMIA reconoció que el tema que preocupa es la eliminación de la lista de rastreo que incluyen más de 300 autopartes, porque es un elemento que permite revisar el contenido regional de 62.5%, y a cambio se incluiría el costo neto a 85% de contenido para medir a un automóvil.

“Como industria estamos conscientes de que es muy difícil alcanzar estos niveles de contenido. Analizamos la propuesta, pero es difícil alcanzar estos valores planteados por EU”, insistió.

Los vehículos, tengan un porcentaje de valor, 40% de los autos represente componentes que hayan sido fabricados con el pago de salarios de entre 16 y 19 dólares por hora. Se revisa el tema, pero no hay metodología. Cabe mencionar que el porcentaje de valor mencionado en días pasados era de 30%, aunque el representante de la industria comentó que era 40 por ciento.

“Actualmente importamos productos con este contenido de salarios, y analizamos si se fabrican”.

La propuesta original del equipo estadounidense proponía que se incrementara el contenido regional a 85% y que 50% de ése fuera estadounidense. “Es muy alto (subirlo a 85%), lo que nos ha hecho competitivos es el porcentaje de 62.5% regional, tantos en Europa, Asia y Sudamérica, llevarlo a 85% nos incrementará costos”, advirtió el representante de la AMIA.

[email protected]