Luego de afirmar que la industria del plástico en el país genera más de 20,000 millones de dólares al año y 165,000 empleos en 4,200 empresas, y que participa con 3.1 % del PIB nacional, el presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac), Eduardo Martínez Hernández, dio a conocer siete propuestas para que sean analizadas y tomadas en cuenta por los candidatos a la Presidencia de la República, con el fin de aumentar la competitividad de este sector.

La primera de sus propuestas consiste en una estrategia de compras de primera mano de residuos sólidos, por lo que los empresarios se pronuncian en favor de una economía verde, mediante la compra de productos reciclados de materiales de desecho.

La segunda consiste en un régimen de incentivos fiscales y económicos para impulsar la compra de materiales reciclados en México que requieren de plantas y tecnología de mayor alcance.

Los dirigentes de la industria del plástico también se pronunciaron por una revisión profunda del sistema de tarifas energéticas para el sector, puesto que gran parte de la energía que se genera viene de termoeléctricas, lo que hace suponer que las tarifas deberían bajar conforme bajan los precios del gas.

Los plastiqueros propusieron también fomento a los bienes de capital mediante la reducción de importación de maquinaria y el desarrollo de tecnología local; equilibrio arancelario entre materias primas y productos terminados; igualdad de apoyos gubernamentales para invernaderos nacionales y extranjeros, y blindar en lo posible las transacciones de la volatilidad cambiaria.

kgarcia@eleconomista.com.mx