En una misiva enviada al Ejecutivo Federal la presidente de la Confederación Mundial del Empleo (WEC por sus siglas en inglés) con sede en Bruselas, Bettina Schaller, manifestó su preocupación por la iniciativa de reforma que se envió a la Cámara de Diputados para reformar la subcontratación, porque advierten altos niveles de informalidad y una gran cantidad de actores deshonestos que distorsionan la industria de servicios de empleo privados.

En ese sentido, dijo que “su gobierno puede brindarle a México la oportunidad única de adaptar la ley laboral a los desarrollos actuales y futuros del mundo. Una clave para ello radica en sentar las bases de diversas formas de trabajo en las que se definen, clasifican y regulan adecuadamente todas las modalidades de contratación, desde la subcontratación hasta la prestación de servicios a través de agencias de trabajo temporal. Nuestra pericia y experiencia demuestra que una legislación claramente articulada atrae a la inversión sostenible, impulsa la competitividad, brinda seguridad jurídica para el funcionamiento de las empresas y formalidad a la fuerza laboral”.

La presidente del WEC dijo que “vemos con beneplácito, los esfuerzos para regular el mercado de la subcontratación, ya que trabajamos con gobiernos de todo el mundo para establecer estructuras del mercado laboral que signifique trabajo decente, empleo productivo, normas equilibradas y prácticas de contratación justas. En todo el mundo, los servicios de empleo privados están regulados de tal manera que luchan contra los actores deshonestos, promueven la adecuación del mercado laboral de calidad y generan condiciones para un trabajo formal, sostenible y de calidad. Como presidenta de la Confederación Mundial del Empleo, considero que existe la posibilidad de aprender de estos ejemplos internacionales y aprovecharlos en beneficio del pueblo y la economía mexicanos”.

Por ello, destacó que cuando se regulan adecuadamente los servicios privados de empleo, estos contribuyen a niveles más altos de trabajo formal, activación y transición del mercado laboral y acceso a la mejora y actualización de las cualificaciones. A menudo, estos beneficios se organizan a través del diálogo entre el sector de los servicios de empleo privados y los representantes de los trabajadores.

Para que haya claridad jurídica, pidió involucrar a todos los organismos nacionales e internacionales como la OIT, la OCDE, la Organización Internacional de Empleadores y la AMECH, a  fin de que sea posible distinguir entre la situación en la que un contratista se compromete a la prestación de un servicio o resultado específico (es decir, la subcontratación) y la situación en la que los trabajadores son empleados por una empresa privada agencia de empleo y están asignados temporalmente a una empresa usuaria y trabajan bajo la supervisión y dirección de esta empresa usuaria (es decir, trabajo de agencia). 

“En la WEC estamos dispuestos a apoyar al gobierno mexicano para aprender más sobre cómo los intermediarios del mercado laboral se relacionan con los ambientes en los que operan . En este contexto también destacamos la amplia colaboración entre las agencias de empleo privadas y el Servicio Nacional de Empleo (SNE) que se ha establecido con la finalidad de intercambiar puestos de trabajo, mejorar la implementación de programas activos del mercado laboral y brindar servicio especializados a grupos vulnerables .