Royal Dutch Shell empezó a evacuar el lunes a su personal de una plataforma petrolera en el Golfo de México y otras compañías empezaron a prepararse para la llegada de vientos con fuerza de huracán en la segunda gran tormenta que vive la zona en dos semanas.

La tormenta tropical Nicholas estaba formada frente a la costa sur de Texas del lunes con vientos de unos 100 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes.

Nicholas es el segundo ciclón que amenaza el complejo energético de la costa estadounidense del Golfo de México. Entre fines de agosto y principios de septiembre, el huracán Ida sembró el caos en unas instalaciones de producción y refinado petroleros que siguen intentando recuperarse.

Casi la mitad de la producción estadounidense en el Golfo de México sigue interrumpida tras el paso de Ida. Shell empezó a evacuar el lunes a su personal no esencial de su plataforma Perdido, que no se vio afectada por Ida, y seguía evaluando el daño en su instalación West Delta-143, una importante estación de transferencia para tres grandes campos petroleros cuyas labores siguen interrumpidas.

Los transportistas fueron advertidos de vientos huracanados en los puertos de exportación de crudo en la costa de Texas. En el puerto de Corpus Christi podría ver vientos huracanados al día siguiente, dijo la Guardia Costera. Las refinerías de Phillips 66 en Sweeney (Texas) y Lake Charles (Luisiana), activaron sus planes de huracán el lunes, dijo la compañía.

Se reportaron olas de unos 3.5 metros de altura fuera de Port Aransas, cerca de Corpus Christi, con ráfagas de viento de hasta 85 km/h a unos 64 kms al este de Padre Island, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Las importaciones y exportaciones petroleras se enfrentan retrasos por Nicholas. Los buques que no pudieron cargar o descargar durante Ida podrían ser desviados nuevamente, dijeron los transportistas.

El primer superpetrolero programado para cargar en el Louisiana Offshore Oil Port (LOOP), la terminal privada más grande de Estados Unidos para exportaciones e importaciones de crudo, aún no había sido llenado, según la herramienta de seguimiento de embarcaciones de Refinitiv Eikon.