Petróleos Mexicanos (Pemex) estableció una nueva relación comercial de mediano plazo con su cliente de gasolinas y diesel, PetroMax, el cual opera más de 200 estaciones de servicio en el país bajo la marca Petro 7.

De este modo, ambas empresas refrendan su confianza y compromiso en mantenerse como socios comerciales y continuar con el suministro de las marcas de combustibles Pemex en sus gasolineras.

Para Petróleos Mexicanos, PetroMax es un gran aliado en el proceso de cambio, cuyo principal objetivo es mantener la preferencia de los consumidores por la marca y los productos Pemex, en el nuevo esquema de competencia en nuestro país, explicó la estatal.

En este entorno de mercado abierto, Pemex demuestra su capacidad de ser competitivo en beneficio de clientes y consumidores finales, al ofrecerles una experiencia innovadora y diferenciada, garantizando, servicio y calidad, detalló.

El año pasado, la cadena mexicana de gasolineras aseguró que sus planes de inversiones en el país consistían de 700 millones de pesos para los siguientes cinco años. De éstos, 100 millones se destinarán a diversas remodelaciones de sus estaciones de servicio, mientras que otros 200 serán para adquisición y puesta en marcha de tecnología para mejorar su servicio al cliente y 400 millones de pesos más serán desembolsados para nuevos establecimientos.

Cabe recordar que durante la presentación de su nueva estrategia de negocios para conservar franquiciatarios, Pemex también anunció un acuerdo similar con Oxxo Gas, que cuenta con más de 400 estaciones de servicio.

Ante la creciente competencia en el mercado gasolinero, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha desarrollado estrategias para conservar franquiciatarios, como bonos en efectivo para mantenimiento de establecimientos y difusión de la marca, que pueden significarle a los empresarios ganancias de hasta 30,000 pesos mensuales adicionales conforme a sus ventas.

kgarcia@eleconomista.com.mx