Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó un rendimiento neto positivo por 113,301 millones de pesos durante el primer trimestre del 2018, que fue 29% más alto que lo obtenido en el primer cuarto del año pasado, gracias a la apreciación del peso y a ganancias financieras, reportó la estatal a la Bolsa Mexicana de Valores.

Esta utilidad contrasta con los 87,941 millones de pesos en el mismo lapso del 2017. Igualmente, los ingresos netos de Pemex crecieron 14.4% entre enero y marzo, a 397,396 millones de pesos, por un alza de 23.8% en las ventas de exportación ante mayores precios del crudo y un incremento de 12.8% del volumen de petróleo. También se elevaron 9.2% las ventas en México.

Al darse a conocer los resultados financieros y operativos del periodo enero-marzo, Pemex informó que los gastos de operación, administración, distribución y venta se mantuvieron estables, en línea con la política de austeridad y disciplina en el gasto que ha aplicado la empresa productiva del Estado. En consecuencia, el rendimiento de operación ascendió a 107,000 millones de pesos, un crecimiento de casi 48% con relación al mismo trimestre del 2017.

En la última década, Pemex ha reportado cinco ejercicios con resultados positivos: el 2010, 2011, 2012 y 2013, cuando el precio internacional del petróleo superó los 100 dólares por barril, impulsando a la mezcla mexicana a estos niveles; sin embargo, las pérdidas a partir del 2014 en el primer cuarto del año se fueron incrementando al sumarse los recortes a la inversión presupuestaria de la empresa, con lo que en el 2015 Pemex tocó fondo de pérdidas netas en el primer ejercicio trimestral del año, al perder más de 100,000 millones de pesos.

Aunque en el 2016, redujo en poco más de 33,000 millones de pesos sus pérdidas del primer trimestre, en comparación con el año anterior que ha sido el peor en su historia para este periodo, fue hasta el año pasado que volvió a reportar utilidades, derivado igualmente de un mejor manejo de los pasivos y a medidas de eficiencia operativa.

En el 2017, Pemex mantuvo las utilidades durante el segundo trimestre del año, en donde logró una ganancia neta de 32,761 millones de pesos, aunque en el tercer cuarto del año los fenómenos naturales y paros urgentes derivaron nuevamente en pérdidas de 101,800 millones de pesos. Finalmente, la estatal tuvo su peor cuarto trimestre del año en el 2017, con una pérdida neta de 352,262 millones de pesos que derivó en un cierre anual financiero con 333,354 millones de pesos negativos en el 2017.

CONCLUYEN MANTENIMIENTOS

En la parte operativa, la estatal petrolera detalló que concluyeron los programas de mantenimiento mayor en las refinerías de Madero, Tamaulipas, y Minatitlán, Veracruz. Asimismo, se estableció la alianza para el suministro de hidrógeno en la refinería de Francisco I. Madero de Ciudad Madero con la empresa alemana líder a nivel mundial Linde, lo que permitirá incrementar la producción nacional de petrolíferos, reducir los paros no programados, generar ahorros y obtener un aumento en la rentabilidad.

Se destacó que durante el primer trimestre Pemex ganó cuatro bloques en aguas profundas en la Ronda 2.4 y siete bloques en aguas someras en la Ronda 3.1.

MENOS EXTRACCIÓN DE CRUDO

La producción de crudo tuvo una reducción de 6.3% a 1.890 millones de barriles por día debido a altos inventarios que no pudieron entregarse por condiciones climatológicas adversas y un menor bombeo en algunos campos, principalmente de crudo ligero, detallaron durante la presentación de resultados. La producción de gas natural bajó 10.4% a 4.782 millones de pies cúbicos por una baja en la producción de gas asociado y al incremento de agua en algunos activos.

En materia de refinación, la estatal tuvo una producción de 598,000 barriles diarios de productos en las seis refinerías que opera en el país, lo que implica una disminución de 36.8% en relación con el mismo ejercicio del año anterior.

kgarcia@eleconomista.com.mx