La participación de la mujer en el mercado laboral en México “es una de las más bajas” de América Latina, con sólo 42%, aseveró la directora para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Gerardina González Marroquín.

Ante ello y al participar en el foro "Hacia la Igualdad salarial entre mujeres y hombres", celebrado en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), llamó a aprovechar el “bono de género” para incorporar a las mujeres al ámbito laboral.

“Si lográramos la incorporación de la mujer activamente al mercado de trabajo, si su inserción no fuera sólo en las ocupaciones de menor valor, de menor productividad, y en la economía informal, podríamos tener un impacto muy positivo en el Producto Interno Bruto de nuestros países”, aseguró.

Sostuvo que de lograrse la igualdad salarial, habría un impacto directo positivo en el Producto Interno Bruto, de acuerdo con estimaciones de estudios realizados por el Banco Interamericano de Desarrollo y otras instituciones internacionales.

Indicó que está “ampliamente demostrado” que la equidad de género y la igualdad salarial no son sólo una aspiración a un derecho y a un principio fundamental en el trabajo, sino que además tienen una racionalidad económica detrás.

“Las mujeres tenemos el derecho, pero además somos una parte integrante de la sociedad y podemos ser altamente productivas y beneficiosas para el desarrollo de nuestros países, lo que requerimos es que tengamos iguales oportunidades de acceso a la educación, al trabajo y además una igualdad salarial”, insistió.

González Marroquín dijo que para avanzar en ello, se podría impulsar que las empresas tengan una mayor transparencia y divulgación en los salarios que pagan a hombres y mujeres.

“En el momento en que se publique, habrá una presión para que las mujeres en todas las categorías tengan la oportunidad de tener igualdad de remuneración para trabajos de igual valor al que realizan los hombres”, puntualizó.