México se mantuvo en el 2011 entre las 20 economías con un mayor monto de captación de Inversión Extranjera Directa (IED) y entre las 10 que más recibieron inversiones productivas totalmente nuevas, conocidas greenfield investment.

Las nuevas inversiones se refieren al establecimiento de plantas de manufactura, instalaciones, oficinas y otras estructuras físicas relacionadas con una compañía.

Sin embargo, en ambos conceptos retrocedió en la clasificación por países, de acuerdo con estimaciones difundidas ayer por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), con datos hasta el tercer trimestre y proyecciones.

México se ubicó en la posición 18, cuatro lugares menos, en la captación total de IED, con una suma de 17,900 millones de dólares en el 2011, una caída interanual de 8.8 por ciento.

También pasó del lugar séptimo al octavo entre las economías con mayor recepción de inversiones nuevas, con 14,500 millones de dólares, 9.1% más a tasa anual.

México perdió participación en el total de IED que recibió el mundo en el 2011, puesto que la cifra global sumó 1 billón 509,000 millones de dólares, un aumento de 17%, aunque estuvo marcada por una gran cantidad de fusiones y adquisiciones (uniones o compras de empresas y a existentes).

El crecimiento se debió a las fusiones y adquisiciones, más que a las inversiones necesarias en activos productivos , informó la UNCTAD.

Las fusiones y adquisiciones saltaron hasta 507,000 millones de dólares en el 2011, un alza de 49.7 por ciento.

En cambio, México ganó partición en el total de inversiones nuevas globales, que totalizaron 780,000 millones de dólares.

[email protected]