México propuso un contenido de valor regional de 70% en las reglas de origen del sector automotriz para exportar automóviles sin pagar aranceles como parte de la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Esa tasa es menor a la de 75% pedida por Estados Unidos y es más alta frente a la de 62.5% que está vigente en ese pacto comercial.

La propuesta fue presentada por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, a Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, y a Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés). Los tres han sostenido reuniones desde el lunes.

De acuerdo con fuentes informadas sobre las conversaciones, el planteamiento mexicano puesto en la mesa de negociaciones no incluye un componente laboral en las reglas de origen de la industria automotriz, tal como lo considera la propuesta estadounidense.

En su último posicionamiento, Estados Unidos propuso que 40% del contenido de un automóvil se fabrique utilizando mano de obra pagada de 16 dólares o más por hora para tener derecho a ser exportado sin cobro de aranceles en el marco del TLCAN. Para una camioneta pick up, elevó el mismo tipo de requisito a 45 por ciento. Un trabajador mexicano del sector tiene ingresos de alrededor de 3 dólares por hora.

Guajardo descartó también que se exija, como lo pide Lighthizer, que 70% del acero, vidrio y aluminio usado en la producción de autos y camionetas sea originario de América del Norte.

En cambio, Guajardo sugirió a sus contrapartes ofrecer bonos “adicionales” contra los requisitos de contenido a las empresas que alcancen el umbral de 70% en esos tres insumos.

El gobierno de Estados Unidos puso como agregado al requerimiento de incrementar de 62.5 a 75% el valor de contenido regional para que los vehículos automotores puedan evitar el pago de aranceles que la entrada en vigor de esa nueva tasa tenga un periodo de transición de dos años en el caso de los vehículos ligeros y de cuatro años para las camionetas pick ups.

Guajardo puso como contraoferta un periodo de transición de 10 años para elevar el valor de contenido regional tanto para autos como para camionetas.

En otro aspecto, Lighthizer pidió que siete piezas automotrices “esenciales”, como el motor, la transmisión, el chasis, la carrocería, las partes estampadas y la suspensión tienen que cumplir con un valor de contenido regional de 75% a partir de un plazo de cuatro años. Por lo que respecta a las autopartes “principales”, la tasa sería de 70% y para las “complementarias”, de 65 por ciento.

La contraoferta de Guajardo es que los requisitos de contenido para las autopartes “esenciales” se apliquen en sólo cuatro de ellas, quedando fuera tres, las cuales no pudieron precisar las fuentes.

“Cuando estaba dando a luz, una de mis parteras dijo: ‘Nunca se sabe cuánto tiempo durará el parto, pero usted sabe que cada contracción es una contracción más cercana al bebé que nace’”, dijo Freeland, de acuerdo con medios canadienses. “Y si pudiera usar una metáfora tan personal, eso parece aplicarse a las negociaciones comerciales”.

“Cada uno se enfrenta a un desafío diferente, así que estamos tratando de acomodar las diferentes posiciones”, comentó Guajardo, según la agencia Reuters.

El CPTPP sería opción para EU si falla TLCAN: CNA

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Bosco de la Vega Valladolid, ve posible que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se pueda concretar este mes, aunque vislumbra como alternativa la reincorporación de Estados Unidos al Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés).

Ello ya que Estados Unidos tiene presión para que el TLCAN se avale por el actual Congreso, ya que de lo contrario los próximos legisladores serán quienes definan la continuidad del acuerdo comercial, argumentó.

Explicó que en caso de que México, Estados Unidos y Canadá no alcancen un consenso para modernizar el acuerdo, una alternativa podría ser el CPTPP.

Lo anterior, detalló, al considerar como un escenario posible la inclusión de Estados Unidos al también llamado TPP 11, tratado que fue firmado el pasado 8 de marzo en Santiago de Chile.

Y es que el CPTPP incorpora el contenido del TPP original, cuyo texto no sufrió cambio alguno; además, fueron reservadas 22 cláusulas para dejar la puerta abierta a fin de que Estados Unidos pudiera volver a incorporarse.

“Si no se ponen de acuerdo, una posibilidad es mantener el TLCAN como está y con el TPP aprobado por el Senado mexicano, al incluirse Estados Unidos, perfeccionamos muchos de los temas pendientes”, expuso en entrevista con Notimex.

Detalló que entre los capítulos se encuentran aquellos en materia de comercio electrónico, estacionalidad agrícola, de minimis, inversiones y gobierno-gobierno, entre otros, para poder ser cerrados entre las tres naciones que integran la región de América del Norte. (Notimex)

rmorales@eleconomista.com.mx