La industria del acero de México tendrá un impacto de 2,000 millones de dólares anuales tras la imposición de aranceles de hasta 25% establecido por Estados Unidos. Sin embargo, las medidas espejo afectarán más a la industria estadounidense, afirmó la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero).

El superávit de Estados Unidos con México en los últimos dos años es de 3.6 billones de dólares, lo cual muestra que las medidas espejo afectarán más que beneficiar a la industria de Estados Unidos. En esta materia somos una región totalmente integrada, donde el 76% de las exportaciones del acero de Estados Unidos se envía a México y Canadá.

Los industriales mexicanos del sector siderúrgico afirmaron que la estrategia carece de sentido y no contribuye a un clima de construcción de la región de Norteamérica. “México no representa en ningún sentido una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, sobre la que se apoya esta decisión”, reiteró.

La Canacero expresó su rechazo, preocupación y decepción. Dado el rompimiento de las reglas de mercado y las distorsiones que se generarán a partir de ello, el gobierno de México debe estar preparado para adoptar las medidas adecuadas e inmediatas ante sus efectos, a fin de evitar que esta problemática se traduzca en cierre de empresas y la pérdida de decenas de miles de empleos.

“Las autoridades mexicanas deben continuar buscando los caminos que sean necesarios para que nuestro país quede exento de esta medida distorsionante; países como Argentina, Brasil y Corea del Sur han logrado acuerdos. Debemos actuar en favor de nuestra región y de la integración de cadenas de valor que ya existen entre los países del TLCAN para lograr una solución inmediata”, conminó la industria acerera mexicana.