Los aranceles anunciados por el presidente Donald Trump sobre las importaciones de productos mexicanos propiciarán altos costos a las empresas y los consumidores de Estados Unidos, advirtieron las organizaciones empresariales líderes vinculadas con el comercio internacional de ese país.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos (US Chamber of Commerce) difundió un análisis en el que detalla, estado por estado, el impacto del plan arancelario de Trump.

El análisis muestra el valor total de las mercancías importadas desde México en el 2018 para los 50 estados y el impacto correspondiente de la imposición de aranceles al nivel de cinco distintas tasas arancelarias, que van de entre de 5 y 25 por ciento.

“Imponer los aranceles a los bienes de México es exactamente el movimiento equivocado. Estos aranceles serán pagados por las familias y empresas estadounidenses sin hacer nada para resolver los problemas reales en la frontera”, dijo Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo y director de políticas de la Cámara. Un arancel de 5% sobre los bienes importados de México, que el año pasado totalizaron 346,500 millones de dólares, daría lugar a un aumento de impuestos en las empresas y consumidores estadounidenses de 17,000 millones de dólares. Además, esa cantidad alcanzaría 86,000 millones de dólares si las tarifas llegan al máximo tope, de 25 por ciento.

Por ejemplo, Texas importó bienes de México por un valor de 107,000 millones en el 2018. Un arancel de 5% implicaría pagos por 5,350 millones por las importaciones estatales, mientras que un arancel de 25% conllevaría pagos por 26,750 millones.

El Business Roundtable criticó la medida de Trump y dijo que “seguir adelante con estos aranceles también pondría en peligro las perspectivas de la principal prioridad comercial de la administración: el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), y socavaría el comercio libre de aranceles en América del Norte que respalda a más de 12 millones de empleos en Estados Unidos”.

En concordancia, la Asociación Nacional de Manufactureros en Estados Unidos (NAM, por su sigla en inglés), que representa a 14,000 compañías, afirmó que “estas tarifas propuestas tendrían consecuencias devastadoras para los fabricantes en Estados Unidos y para los consumidores estadounidenses”, alertó.

En México, Luis Aguirre, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), expuso que los aranceles afectarían a la producción compartida en la región de América del Norte, pues la proximidad geográfica entre México y su vecino del norte ha facilitado un proceso de integración en las cadenas de producción en América del Norte.

Por cada dólar que Estados Unidos importa de México, alrededor de 40 centavos proceden de EU.

La cifra análoga para las importaciones de EU provenientes de Canadá es de 25 centavos. Ted Murphy, socio administrador en Baker McKenzie Washington DC, dijo que “los aranceles adicionales serán pagados por los importadores de Estados Unidos, debido a que gran parte del comercio entre México y EU se da entre partes vinculadas”.

[email protected]