El gabinete del primer ministro japonés, Shinzo Abe, aprobó la semana pasada los proyectos de ley para ratificar al Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífica (CPTPP), un Tratado de Libre Comercio entre 11 países, incluidos además Australia, Brunei Darussalam, Chile, Canadá, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

El gobierno nipón presentará el conjunto de proyectos de ley durante la actual sesión de la Dieta, que se extenderá hasta el 20 de junio, y espera con ello liderar el camino para completar los procedimientos legales internos de cada país para poner en vigor este pacto comercial.

El CPTPP entrará en vigor 60 días después de que al menos seis de los países signatarios notifiquen por escrito la ratificación del Tratado a Nueva Zelanda, país depositario del Tratado.

“El acuerdo TPP es un resultado histórico desde el punto de vista de promover el libre comercio. La importancia de que Japón tome la delantera en (implementar) nuevas reglas es extremadamente grande “, dijo Toshimitsu Motegi, ministro de Japón a cargo del CPTPP, en una conferencia de prensa.

Se trata de una negociación comercial relevante por su nivel de ambición, la amplia gama de disciplinas que incluye, los altos estándares que establece en cada una de ellas, y el número de países participantes de cuatro regiones geográficas (Norteamérica, Sudamérica, Oceanía, y Asia).

Incluye 30 capítulos, con disciplinas tradicionales como: comercio de bienes, reglas de origen, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, servicios, inversión, entre otros, así como temas de siguiente generación como: disciplinas para empresas propiedad del Estado, comercio y trabajo, comercio y medio ambiente, propiedad intelectual, coherencia regulatoria, tratamiento a pymes, y comercio electrónico.

El 11 de noviembre del 2017, los 11 signatarios restantes del acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), excluyendo a Estados Unidos, anunciaron los contornos del CPTPP.

El 23 de enero del 2018, las partes anunciaron que habían concluido las negociaciones sobre el CPTPP y que planeaban firmar el pacto en marzo.

El CPTPP sería un vehículo para promulgar gran parte del TPP, firmado por estos países y Estados Unidos en febrero del 2016, del cual el presidente estadounidense, Donald Trump, se retiró en enero del 2017. El retiro fue la primera acción bajo el nuevo enfoque de política comercial del presidente, que incluye la preferencia de tratados de libre comercio (TLC) bilaterales sobre acuerdos multipartidistas como el TPP, una visión crítica de muchos TLC existentes de Estados Unidos y un enfoque prominente en los déficits comerciales bilaterales de Estados Unidos como indicador de la salud de las relaciones comerciales.

rmorales@eleconomista.com.mx