El Instituto Federal de Telecomunicaciones analiza postergar una semana más la definición de la tarifa de interconexión que le permitirá a América Móvil cobrar una cantidad económica a sus competidores por la terminación de las llamadas de sus usuarios en las redes de Telcel a partir de enero del 2018.

“Tentativamente será la próxima semana; no se votaría esta semana. El proyecto puede tener cambios, porque se siguen valorando las observaciones de la industria”, dijo a este medio una fuente con conocimiento del tema. Otra fuente aseguró: “Lo que tenemos claro es que todavía no definimos una fecha”.

El regulador ya tiene sobre la mesa un borrador de la tarifa que Telcel podrá a cobrar al resto de los operadores de la industria como AT&T o Movistar, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fallara el 16 de agosto en favor de un amparo promovido por Radio Móvil Dipsa (Telcel) en contra del Inciso A del Artículo 131 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), con el que el Constituyente impidió al preponderante el cobro de una tarifa de interconexión por la terminación de las llamadas en sus redes, lo que seguidamente se conoció como la “tarifa cero”.

Actores de la industria han divulgado en prensa que la nueva tarifa rondaría entre los 0.03686 y los 0.4485 pesos. También han firmado desplegados en diarios de circulación nacional con la intención de persuadir al regulador sobre los potenciales impactos negativos que una tarifa más allá de los “cero pesos” pudiera repercutir en el consumo de los usuarios.

Al respecto de la discusión sobre el tema que está próxima a definir el IFT, América Móvil declinó hacer cualquier comentario cuando fue contactada.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones, a través de varios de los comisionados del pleno han dejado entrever en prensa desde agosto que la tarifa cero desaparecerá el último día de diciembre del 2017, sin que ello suponga un impacto adverso y repentino para el mercado.

Los comisionados han comentado que la nueva tarifa se definirá a partir de estudios de mercado, modelos de costos tarifarios ya existentes por origen y tránsito de llamadas que servirán de referencia y también a partir de otros conceptos de tinte tecnológico como económico.

El establecimiento de una tarifa de interconexión por terminación de llamadas implicará que los competidores de Telcel deberán absorber ese costo y encontrar la manera de generar eficiencias para no trasladarlos a sus clientes o en su caso, para que no impacten de manera significativa a sus estados financieros.

Existe un margen de maniobra respaldados por elementos del mercado con el que IFT podrá establecer una tarifa cercana a cero, dijo en agosto a este medio el economista Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics. Asimismo, cualquier resultado que obtenga el IFT en la materia estará soportado en análisis de mercado, coincidió entonces Salomón Padilla, abogado experto en telecomunicaciones.

“No habría ninguna razón para que los precios a los usuarios finales subieran. En un principio, los costos podrán absorberlos las empresas sin que los transfieran directamente a los usuarios o tendrán qué pensar a qué segmentos trasladarlos, porque algunos son muy sensibles, particularmente los más rentables. Si llegaran a haber escaladas de precios, no será en automático”, dijo entonces Víctor Pavón-Villamayor, de Oxford Competition Economics.

De momento el IFT no ha confirmado que este miércoles 25 o viernes 27 tenga previsto discutir el tema de la llamada tarifa cero. “No hay convocatoria del pleno para esta semana (con ese tema en particular). Aún no se da una fecha para ese tema, pero seguramente será pronto”, dijo un portavoz.

En su amparo 1100/2015 llevado hasta la Suprema Corte, AMX argumentó que la tarifa cero debió definirla el Instituto Federal de Telecomunicaciones, con base en análisis de mercado y no el Congreso de la Unión.

La Suprema Corte definió en agosto por unanimidad, con cinco votos de cinco posibles de los ministros, que América Móvil presentó argumentos válidos para dejar inaplicable el Inciso A del 131 de la LFTR, puesto que el Congreso de la Unión no cuenta con las atribuciones suficientes para determinar montos en tarifas de interconexión en cuanto a redes de comunicación fija y celular; ya que esa es una facultad regulatoria que deriva de análisis económicos, técnicos y jurídicos de mercado y por tanto, una prerrogativa del IFT.

Entonces, el regulador dejará de aplicar a Telcel ese inciso en particular y empezar un análisis que lo llevará a establecer una nueva cuota de interconexión que puede resultar en una tarifa de cero o más pesos que AMX cobrará a sus competidores a partir del 1 de enero del año 2018 y con base en lo que designa el Artículo 137 de la ley de telecomunicaciones sobre tarifas.