El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) recibió 10 propuestas económicas para realizar la construcción del edificio del centro intermodal de transporte terrestre para el nuevo aeropuerto.

El consorcio de empresas, liderado por el español OHL y su filial Constructora de Proyectos Viales de México, presentó el monto más bajo (6,298.9 millones de pesos) y el de Constructora Garza Ponce el más alto (8,560.4 millones de pesos). En ambos casos sin incluir el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

La constructora Rubau presentó una carta de disculpa para no continuar en el proceso que se desarrolla por segunda ocasión.

El primer concurso fue declarado desierto en noviembre pasado porque los participantes que cumplieron con los requisitos técnicos y legales tenían montos superiores a los establecidos por el grupo, situación que fue impugnada por Mota Engil. Lo anterior ocasionó que, por única ocasión y por situaciones excepcionales, en el nuevo proceso se hiciera público el presupuesto de la dependencia para la obra: 8,974.7 millones de pesos (sin IVA). Con base en el calendario original de la convocatoria, las empresas participantes debieron haber presentado sus propuestas el pasado 6 de febrero e iniciar los trabajos, que tendrán una duración de 970 días naturales, en los siguientes 30 días.

Sin embargo, ante la gran cantidad de preguntas, más de 200, se tuvo que ampliar el plazo para que los interesados tuvieran el tiempo suficiente para entregar su documentación al GACM. Entre los grupos que compiten se encuentran los encabezados por: Operadora Cicsa, Prodemex, Sacyr, Gami y Avarga.

El nuevo edificio

El centro de transporte terrestre intermodal es un edificio de transición entre el edificio terminal del nuevo aeropuerto y los servicios de transporte público para los usuarios del mismo y todo el personal involucrado.

La construcción contempla el desarrollo de un complejo que incluye cuatro niveles en un área de 81,640 m2 que albergará cajones de estacionamiento, operaciones de autobús, estación de Metrobús, estación de Metro, alquiler de autos y áreas comerciales. Y el tren que conectaría a la terminal con la zona de Polanco u Observatorio (próxima terminal del tren de pasajeros México-Toluca). “Las obras incluyen la instalación de terraplenes, drenaje, sistemas mecánicos y eléctricos, iluminación, pavimentación, concreto estructural, sistemas de transporte, ascensores, marcas viales, señalización y paisajismo”, se informó.

[email protected]