La guerra comercial entre Estados Unidos y China ha generado una ventana de oportunidad para las exportaciones de México a su vecino del norte, destacó José Manuel López Campos, presidente de la Concanaco-Servytur.

México tiene la ventaja de que prácticamente todos sus productos exportados al mercado estadounidense están libres de aranceles, mientras que las aduanas estadounidenses cobran un arancel de 25% a productos importados de China por un valor anual de 234,900 millones de dólares.

“La Concanaco tiene oficinas en Shanghái y ahí hemos recibido muchas solicitudes de información no solamente para proveedores de productos, sino para la instalación y coinversión en México, o inversión extranjera directa en nuestro país”, dijo López Campos.

“Esa guerra comercial, por lamentable que sea entre estos países, es una ventana de oportunidad para México que le permitirá incrementar su comercio”, estimó.

Paralelamente, de entrar en vigor el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual sustituiría, al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), contiene exigencias de mayor contenido regional para gozar de la eliminación de aranceles en el comercio entre las tres naciones.

“Aunque estamos decepcionados por las vallas que fueron levantadas, apoyamos los actuales esfuerzos de ambas partes por llegar a un acuerdo sólido y aplicable que resuelva los asuntos fundamentales, estructurales, que nuestros miembros enfrentan desde hace mucho con China”, dijo en el país asiático la American Chamber of Commerce.

“NADIE GANA UNA GUERRA COMERCIAL (sic)”, tuiteó, a su vez, el analista Chad Bown del Peterson Institute for International Economics.Desde otra perspectiva, un asesor del banco central chino estimó que las medidas de Trump y las represalias chinas reducirán el crecimiento económico de China en 0.3 puntos porcentuales.

Eso está “dentro de un rango controlable”, dijo el asesor Ma Jun, según informó la agencia AFP.

En marzo de 2018, la Representación de Comercio de Estados Unidos (USTR) dio a conocer los resultados de una investigación sobre las políticas de China relacionadas con la transferencia de tecnología, la propiedad intelectual y la innovación conforme a la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974.

Al final, la investigación identificó cuatro prácticas de China de particular interés: requisitos de transferencia de tecnología forzada; requisitos de licencia discriminatorios; inversiones dirigidas declaradas y adquisiciones de compañías estadounidenses para obtener tecnologías de vanguardia y propiedad intelectual (IP), y robo cibernético de secretos comerciales de Estados Unidos dirigido por el Estado de esa nación asiática.

Las administraciones anteriores de Estados Unidos rara vez vincularon los déficits comerciales y los aranceles de importación con la seguridad nacional de ese país.

Sin embargo, Trump está utilizando el déficit comercial de los Estados Unidos como un barómetro para evaluar el éxito o el fracaso del sistema de comercio mundial, la política comercial estadounidense y las relaciones comerciales bilaterales con varios países.

[email protected]