Las nuevas generaciones que están surgiendo y las que están por venir demandan diferentes cuestiones laboralmente hablando, en cuanto a prácticas de Recursos Humanos, más tiempo flexible, mayor calidad de vida, apoyo a madres trabajadoras, entre otros aspectos que obligarán a las empresas a inclinarse a la responsabilidad social empresarial, explicó la experta en temas relacionados con la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Esmeralda Araiza.

Las investigaciones y tendencias en RSE se deben enfocar en la Generación Z, que es la que viene haciendo camino para las generaciones próximas, ésta se encuentra revolucionando el deber ser de las organizaciones, quienes deberán elegir dónde y cómo desarrollarse , acotó la especialista.

Esmeralda Araiza considera que la responsabilidad social en México,?comparada con otros países como Australia e India, que son lugares donde la experta se ha desarrollado en el tema de la RSE, está avanzando, se están haciendo bien las cosas, cada país se enfoca en las problemáticas que más le atañen, por obvias circunstancias, por ejemplo, en Australia está enfocada en los aborígenes; en India, el gobierno decidió obligar a las empresas a destinar un porcentaje de sus utilidades a programas sociales, y en ?México, es diferente porque actualmente las Empresas Socialmente Responsables (ESR) se están alineando más al desarrollo sostenible, pero en general las empresas, el gobierno y la sociedad, están haciendo un buen trabajo .

Áreas de oportunidad para seguir avanzando

Para la experta en responsabilidad social, la mayor área de oportunidad de las empresas pertenecientes al sector privado para ser una ESR es ver las cosas desde el punto de vista estratégico, que esta estrategia nazca y regrese al core business de las empresas, pues no basta con crear programas sociales, entregar donativos, reforestar bosques, ir a casas hogar, cuestiones que no están mal, pero tienen que ir más allá, tienen que ver con gobierno corporativo, vivir los valores propios de la empresa, tener mayor ética, pues falta tomar la RSE como parte propia del negocio, no sólo como algo adicional o por tener un distintivo que diga que la empresa es socialmente responsable.

Esmeralda Araiza señaló que las empresas deben trabajar más en el concepto de anticorrupción, del buen gobierno corporativo, pues es importante que las firmas fomenten el concepto de valor compartido en sus empleados, proveedores, y colaboradores en general, es decir, en la cadena de valor; así, con estas prácticas los directores tendrán un retorno más tangible hacia la estrategia.

Finalmente, la maestra en Responsabilidad Social hizo hincapié en que, con respecto al tema del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, los mexicanos hemos sido bien reconocidos en otros países por creatividad, innovación y trabajo arduo, entre otras cosas, cuestión que se nos olvida; sólo volteamos a ver a Estados Unidos y no a otros continentes que nos ven como líderes, hay que voltear a otros lugares, no para reafirmar nuestra autoestima como nación, sino para buscar más y mejores oportunidades, por medio de mucha investigación en tendencias para conocer de propia mano lo que piensan en otros países y las oportunidades que en ellos existen.

viridiana.diaz@eleconomista.mx