Sao Paulo.- Hermano Pinto es el primogénito de su familia y lleva ese nombre por una costumbre ancestral portuguesa que obliga un bautizo así para todos los hijos de mayores, una tradición todavía acatada por algunos brasileños. Pero ahora se define como el hermano, quizá como el padre, que llevará a Futurecom hacia otros caminos de la economía digital, las smart cities, el Internet de las cosas (IoT) o la comunicación móvil 5G y la colaboración en el corto plazo de todas esas tecnologías con otras industrias, todo desde su nuevo cargo de director general de este congreso.

Pinto reconoce que Futurecom no vive sus mejores momentos; que el difícil contexto político-económico que golpea a Brasil desde hace un lustro ha terminado por trastocar a todos los sectores económicos y que poco a poco este foro vuelve a los días de 2011 y 2012, los más cercanos a su gloria, pero con la aparición también de otros congresos que le han robado atención. El director echa para adelante sus planes como sus promesas: consiguió como ningún otro en su puesto que un presidente de Brasil fuera al centro TransAmérica Expo a cortar el listón inaugural de Futurecom 2017 y Michel Temer y el resto de sus ministros de gabinete lo respaldaron con el lanzamiento el martes 3 de octubre de un plan nacional para IoT que pudiera poner a los brasileños a la delantera en la materia.

Futurecom se resiste a perder su lugar como el foro de telecomunicaciones, innovación y nuevas tecnologías más importante de América Latina, por ello en esta edición abrirá un espacio más grande para los emprendedores y la academia, sin descuidar a la industria que la ha acompañado. Pinto es un experto en fibra óptica y fue uno de los ingenieros que levantaron la red GSM de Claro de Carlos Slim en tierra carioca. Los nuevos jefes de Futurecom analizan hacer de este congreso un evento itinerante, porque “el gigante quiere despertarse y si no lo hace otros le pasarán”, cuenta el ex ingeniero en telecomunicaciones Hermano Pinto en una entrevista con este medio y en referencia sobre un Brasil que anhela regresar a su actividad económica boyante.

—Hermano Pinto, ¿qué es la novedad para esta edición? ¿Habrá más claridad en temas como IoT, 5G y aplicaciones sobre economía digital?

—Es un hecho que seguimos conectándonos más con la tecnología y sus aplicaciones. No darle seguimiento sería un error. Este año seguiremos conociendo sobre esas tecnologías, pero también conoceremos de la aparición de industrias que están haciendo aplicaciones, que están fuera de la industria de las telecomunicaciones; empresas que antes no estaban o que no tienen nada que ver y que hoy desarrollan, por necesidad o por querer conocer, pero que son esa muestra de transformación digital que vemos a diario como cotidiano. Es un ejemplo de la integración digital, de los procesos y que repercuten en la economía, en la vida diaria.

Hablaremos más de temas como el 5G y que sobre esa tecnología se ve más claro; igual de la discusión sobre lo necesario que es contar con licencias suficientes (de espectro) para complementar la infraestructura. Daremos mayor oportunidad a las startups y se profundizará sobre el Internet de las cosas; creo que de aquí surgirán ideas en eso.

Y como decía, daremos mayor eco a la innovación con el emprendimiento; este año tenemos más de 50 startups, que son nuestro compromiso con la parte joven para que ellos formen su parte del futuro que les corresponde.

En telecomunicaciones, abordaremos las posibilidades de un operador de trabajar en regiones como especialistas en nichos y con bajos costos. Este tema surge, porque en Brasil existen alrededor de 5,500 municipalidades y 50% de la población está en las 300 ciudades más grandes, donde la presencia es muy fuerte de los grandes operadores y hay como 3,500 municipios donde sólo se encuentra un operador con un servicio muy básico. Se calcula que en Brasil tenemos, más o menos, 6,000 operadores regionales y algunos hacen servicio para dos o tres calles de una colonia, para todo ellos queremos abordar un tema con sus posibilidades.

—Si nos alejamos del tema tecnológico un poco y platicamos del contexto en el que se ha desarrollado Futurecom en los últimos cinco años, ¿qué comentarios podría mandar usted en términos de imagen, competencia de otros congresos, en momentos en que a Brasil no le está yendo muy bien, aunque si bien es cierto se perciben inicios de mejorías que de alguna manera repercuten en el devenir del foro?

—Es cierto eso. Pero también es cierto que este año tenemos récord de inscripciones al evento. Durante la comercialización (del foro entre patrocinadores), recibimos un feedback de retribución muy satisfecha; sigue quedando esa imagen de que se ve a Futurecom como un bastón para ir por los caminos de la economía digital. En la economía ya hay un crecimiento y, claro, las inversiones están volviendo al mercado, incluso en la parte del empleo se está notando. Vivimos una situación difícil en los años 2014 y 2015; la economía estuvo mal, pero ahora hay una indicios de que la economía está volviendo a crecer y que las inversiones tienen que ser hechas y los pequeñitos están invirtiendo, porque saben que existe demanda y entonces invertir les da un buen retorno.

El desafío es grande, porque esperamos que las grandes empresas también vuelvan con las grandes inversiones, similares a las de 2011 y 2012. Es la gran expectativa. La impresión que tenemos es que esto está volviendo, no a la velocidad que nos gustaría, pero no debemos esperar más; el gigante quiere despertarse, si nos esperamos más entonces algunos otros le pasarán. Entonces hay que empezar a dar.

—¿Qué más cree que puedan dar las telecomunicaciones y las TIC en Brasil, cuando la penetración, por ejemplo, de telefonía móvil está en niveles por arriba de los de México?

—Tenemos 21 años en esto y ningún presidente vino nunca a un evento de tecnología; no sólo en Futurecom, sino antes. Es muy importante demostrarles que el aporte de las tecnologías y las telecomunicaciones es muy grande. Que es un sector muy estratégico para la evolución del país y de toda su industria. Hoy tenemos, transversalmente hablando, a las telecomunicaciones vinculadas con las actividades diarias y la vinculación de las dependencias de comunicaciones, ciencia, tecnología y la informática son claramente ejemplo de que hoy necesitamos creación de empleo.

El sector de telecomunicaciones es muy fuerte y seguirá ganando peso. Un ejemplo: tenemos hoy ya tres o cuatro empresas de automóviles que hacen carros conectados, pero pronto ese coche ya no sólo será una caja de ruedas conectadas. Va a tener que ser un servicio de comunicaciones de cómo llevan a la persona de un punto a otro; cómo se le ofrece entretenimiento y por consiguiente placer. Es lo que todavía pueden dar.

—Si hablamos de concesiones, ¿ve la nueva directiva movimientos para Futurecom? ¿Un evento itinerante, por ejemplo?

—Ya estamos con un pensamiento de estos. Estamos haciendo un proyecto para definir esa decisión. Hoy Futurecom tiene una fortaleza en su marca y en el nombre de Brasil. Llegamos a tener como tentativa a Chile para atraer más a la comunidad latinoamericana. Pero hoy estamos haciendo otro de análisis, porque Informa Exhibitions —nuevo dueño del congreso— tiene otros eventos que ya acontecen en países como Colombia y la idea es que tengamos no sólo una junta regional; también un Futurecom más enfocados, como en agro, medicina y otras industrias y cómo puedan vincularse. Lo estamos pensando; son planes que tenemos, algunos más avanzados, sí; y otros, no. Pero estamos buscando las oportunidades, porque Futurecom es una marca fuerte y se tiene un interés muy grande.

—¿Y cómo van los cambios en la dirigencia del foro, esto luego de los acuerdos empresariales de 2014 entre Informa y los antiguos jefes?

—Durante los últimos tres años en los elementos de gerenciamientos no hubo cambio pero a partir del año que viene tendremos otras formas de trabajar. Se va a crecer la presencia con el cliente, con nuestros asociados, con los visitantes de varias industrias; para el próximo año queremos reforzarnos en eso.

—En los últimos meses han aparecido foros regionales y nacionales en diversas partes; algunos enfocados en alguna área y otros se mueven de sede. Si a usted le preguntaran por qué un aliado de Futurecom debiera seguir siendo leal a este foro, ¿qué le respondería?

—Que estamos aquí. Que conocemos de esto. Yo estuve desde la segunda edición, cuando Futurecom se llamaba Seminario Internacional de Telecomunicaciones (Semint) —el germen de Futurecom empezó en Paraná—, cuando trabajaba en otra empresa. Van 19 ediciones de Futurecom y se viene el aniversario 20. Es un respaldo de trayectoria.

Les diría que tenemos un foro donde todas las fuerzas del mercado tienen la capacidad de hablarse. Futurecom es un evento totalmente independiente de asociaciones y gobiernos. Es un foro que ha visto los bosquejos y cómo se desarrollan (las tecnologías). Discutimos sobre regulación telefonía fija y hoy sobre 5G en móvil; mañana sobre IoT e integración digital. Esto es todo un tema de fortaleza y de acumulamiento de conocimiento.[email protected]