Monterrey, NL. La aplicación de las investigaciones para manipulación de materia a escala nanométrica, que es la milésima parte de una millonésima parte del metro, es capaz de duplicar la eficiencia de sistemas de generación y almacenamiento eléctrico, explicaron investigadores del ramo, quienes aseguraron que para presidente del Clúster de Nanotecnología de Nuevo León, Jesús González Hernández, incrementar este conocimiento se requiere de políticas a largo plazo junto con una vinculación con la industria, como la que se intenta construir entre el Clúster de Nanotecnología de Nuevo León y el Tecnológico de Monterrey.

Ivo Alexandre Hümmelgen, de la Universidad Federal de Paraná, en Brasil, detalló a El Economista que los principales avances de la nanotecnología en el sector energético se centran en la fabricación de celdas solares con polímeros orgánicos, lo que permite incrementar la eficiencia de los sistemas con materiales más flexibles y de menor costo; también se trabaja en la elaboración de baterías de carga más rápida y mayor capacidad de almacenamiento, así como el uso de materiales conductores de electricidad más flexibles e incluso aplicaciones que aprovechan los choques termoeléctricos a pequeña escala.

En México, se observan los esfuerzos por conseguir fondos para aplicaciones muy específicas, lo que distingue la investigación del país, porque no se riegan los recursos, se concentran, y eso puede lograr que se acelere en torno a sus usos industriales , aseguró el investigador en su visita a Monterrey para la séptima edición del Foro de Nanotecnología.

Ernesto Marinero, de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, explicó en entrevista al concluir su ponencia sobre nuevos nanomateriales y componentes para la generación y almacenamiento de energía sustentable, que con distintas manipulaciones de materiales, principalmente en las celdas y los procesos térmicos se pueden fabricar sistemas de generación fotovoltaica que alcanzan eficiencias de hasta 85% de la energía que reciben (la máxima eficiencia comercial hasta el día de hoy es de 45%), gracias a que el proceso puede utilizar también el calor, generado mediante gases remanentes o un mínimo de gas natural inyectado, lo que sin duda provocará una revolución entre los países que cuentan con alta radiación, como México, dijo.

Vinculación academia e industria

Los expertos coincidieron en que el desarrollo en torno a la manipulación de materia a escala nanométrica requiere de políticas de largo plazo y vinculación entre la industria, el gobierno y la academia; Nuevo León cuenta desde el 2010 con un clúster de nanotecnología integrado por 25 miembros; en términos de investigación, el Tecnológico de Monterrey invertirá 300 millones de pesos anuales durante los próximos cinco años, fondos que esperan duplicar gracias a los recursos que obtienen precisamente de la industria local interesada en desarrollos de aplicaciones industriales con nanotecnología.

La industria de la nanotecnología en México tiene un potencial valor de mercado por más de 1,500 millones de dólares, aseguró el presidente del Clúster de Nanotecnología de Nuevo León, Jesús González Hernández, quien detalló que a nivel mundial el valor de mercado de productos nanotecnológicos alcanzó en el 2013 un valor de aproximadamente 350,000 millones de dólares, con productos que logran incrementar su valor hasta en 30% luego de ser nanomodificados.

[email protected]