Ante el acercamiento al proceso de elecciones presidenciales del 1 de julio, es importante conocer las normas laborales que se deben aplicar para que los trabajadores puedan ejercer su derecho al voto.

Oscar de la Vega, socio director de De la Vega & Martínez, comento que en la Ley Federal del Trabajo (LFT) se indica en la fracción IX del artículo 74 que será día de descanso obligatorio aquel “que determinen las leyes federales y locales electorales, en el caso de elecciones ordinarias, para efectuar la jornada electoral”, por lo tanto, el próximo 1 de julio de 2018 será un día de descanso obligatorio.

Agregó que en el caso de que alguno o algunos de los trabajadores deban laborar ese día, tendrán derecho a percibir el salario que les corresponda diariamente y, adicionalmente, un salario doble, es decir, recibirán tres veces el salario que perciben.

De igual forma, el artículo 132, fracción IX, de la Ley Federal del Trabajo señala que el patrón deberá conceder el tiempo necesario para que el trabajador acuda a votar, por lo que se deberá proporcionar el tiempo necesario para que los trabajadores que laboren durante ese día puedan ejercer su derecho.

“Es importante señalar que tanto el patrón como los trabajadores tienen prohibido hacer cualquier clase de propaganda electoral dentro del centro de trabajo, lo cual, en un clima electoral enrarecido como el que vivimos actualmente pudiera ser motivo de conflictos internos entre trabajadores, por lo que se deberán desarrollar las estrategias de recursos humanos apropiadas para evitar conflictos al interior de la empresa. En relación con ello, en los últimos días se dio a conocer que diversas empresas han enviado comunicaciones a sus empleados en las que invitan a reflexionar sobre el voto, situación que no está prohibida, ya que no se pide el voto en favor de un candidato determinado ni se coacciona para hacerlo”, explicó De la Vega.

Dependiendo de la zona geográfica en la que se encuentre el centro de trabajo y de la situación social y de seguridad que se presente en ella, se deberán analizar los riesgos durante y después de la jornada electoral y, en caso de ser necesario, acordar entre el sindicato y el área de Recursos Humanos, las medidas que se consideren pertinentes para garantizar la seguridad de los trabajadores y la continuidad de las operaciones, buscando también evitar conflictos dentro del centro de trabajo durante o después de las elecciones.

erp