Cemento Cruz Azul recibió por XV año consecutivo el Distintivo Empresa Socialmente Responsable (ESR), por parte del Cemefi, gracias a sus acciones enfocadas en el medio ambiente, colaboradores y la comunidad en donde tiene presencia.

Lagunas, Oaxaca, es una pequeña población donde la cooperativa se ha dedicado a cuidar y preservar el medio ambiente bajo el manejo integral de residuos, para ello tienen un área que brinda educación ambiental a la comunidad para que aprendan a clasificar los residuos. Una vez obtenidos, éstos son trasladados a un centro de acopio, donde se decide cuáles van a ser coprocesados, comentó en entrevista Adolfo Cabrera Alvarado, encargado de la planta Cementos Cruz Azul Lagunas Oaxaca.

Cruz Azul tiene una autorización de la Semarnat para coprocesar e incluir en su proceso productivo hasta 30% de sustitución del combustible de línea aprovechando la energía que puedan tener estos residuos. Mientras otros residuos, como los aparatos electrónicos, se van a la capital de Oaxaca a un reciclón, donde todo lo que se pueda aprovechar en venta, como latas, aluminio, alambre e incluso cartón, es vendido por el área de ecología para que lo puedan utilizar en la fundación pro comunidades, un patronato que ayuda a personas vulnerables.

Gracias a las acciones que ha tomado en conjunto la cooperativa, que han impactado a niveles ambiental, social y económico, en el 2009 recibió el premio por recolección, acopio y coprocesamiento de neumáticos, en la planta de Lagunas, Oaxaca, a nivel nacional y en el 2015 obtuvo el premio de Excelencia Ambiental en la misma planta.

Rescate de residuos

Una iniciativa de la cooperativa es el arte con residuos, que nació en el 2003 gracias a la creatividad de los colaboradores en el evento llamado la semana de la cooperación. “Nosotros llevamos nuestros carros alegóricos siempre enviando un mensaje positivo que tenga que ver con la cooperación, medio ambiente, cultura y de un tiempo para acá hemos elaborado figuras con residuos, como tubos, varillas oxidadas, papel de deshecho, canastillas de colectores de polvo, entre otros, y tratamos de enviar mensajes positivos, también elaboramos alebrijes a los que les damos un significado y que posteriormente se quedan en el parque central embelleciendo los jardines”, explicó Adolfo Cabrera.

Uno de los proyectos que deberá evaluar la administración de Cruz Azul este año es el de captación de agua pluvial, que actualmente se realiza de manera natural en un lugar denominado la laguna azul, donde se tratan las aguas residuales; 60 o 70% de esa agua se aprovecha para regar unidades deportivas y jardines y el excedente lo capta la laguna azul, donde hay diversas especies animales, “lo tuvimos que dar de alta en la UMA con Profepa y Semarnat, porque ya tenemos jaguares, tucanes, víboras, venados, pavorreales y demás, lo que sirve como atractivo a la comunidad”, destacó el encargado de la planta.

Colaboradores

Durante junio, todos los domingos, los colaboradores realizan campañas de limpieza en la periferia de la planta, en comunidades aledañas, caminos y carreteras, y participan en una campaña de reforestación. “En Lagunas, Oaxaca, la cooperativa ha tenido éxito porque en el Istmo de Tehuantepec los usos y costumbres se han dado de manera natural, la ayuda es igual para fiestas que para velorios, la gente colabora, y lo que a nosotros nos ha mantenido fuertes son nuestras tradiciones”, expresó Adolfo Cabrera.

El directivo finalmente declaró que la clave del éxito para la implementación de la RSE en Cruz Azul radica en su gente, pues todos tienen la camiseta bien puesta; como en todo, hay diferencias pero al final logran hacer sinergia y es lo que les da el sentido de pertenencia y los valores.