El comercio electrónico en México parece vivir un momento boyante. En el 2015, este sector creció 59% en el 2015 respecto al año previo para llegar a los 257,000 millones de pesos, registrando la mayor tasa de repunte que la Asociación Mexicana de Internet (Amipci) haya registrado desde el 2010. Medido en dólares, la cifra alcanzó los 16,220 millones.

Pero más que júbilo, entre los jugadores de la industria queda la sensación de que aún se puede crecer más. El aumentar la penetración de servicios financieros, el acceso a las tecnologías y la confianza en los canales en línea aún prevalecen como los grandes desafíos a vencer.

NOTICIA: Compras electrónicas superan los 27,000 mdp en primer semestre

"El crecimiento siempre será positivo, es bueno, pero todavía podemos crecer más rápido y llegar a más personas. Es un mercado que abre una serie de emprendedores que están iniciando, estudiantes que recién están saliendo de distintas carreras y que o bien la situación no permite encontrar el empleo, o que deciden ser su propio jefe y un empresario que dé trabajo a otro", aseguró Cynthia Martínez, presidenta de la Amipci, en entrevista con El Economista.

El crecimiento puede explicarse por el crecimiento en el número de internautas en México que pasó de 53.9 millones en el 2014 a 65 millones en el 2015. Aunque sólo 25% de los cibernautas realizan compras en línea, detalló Lorenza Martínez, directora general de Sistemas de Pago y Servicios Corporativos del Banco de México (Banxico).

De acuerdo con el estudio de la Amipci, las tres categorías principales de compras en línea fueron ropa y accesorios, descargas digitales y boletos para eventos. Pero este año, los dispositivos móviles fueron impulsores de las compras en línea con servicios de transportación como Uber o taxis, hospedaje como Uber y hoteles, y la compra de comida. Según la Amipci, casi cuatro de cada cinco usuarios de dispositivos móviles que realizan por lo menos un tipo de transacción.

"Lo podemos ver en la compra de taxis, servicios de alojamiento o en la compra de comida rápida que son transacciones de poco monto pero gran cantidad de transacciones", explicó Sergio Carrera, vicepresidente de Investigación de la Amipci.

El repunte también se puede explicar con las iniciativas privadas de cada retailer pues en el estudio, los compradores manifestaron que el envío gratis y las políticas de devolución garantizadas y principalmente la disponibilidad de métodos seguros de pagos, resulta atractivo para realizar compras en línea.

NOTICIA: Del e-commerce en México, 40% se va al extranjero: Nielsen

Si bien la falta de acceso a las tarjetas de crédito es un reto, lo cierto es que no todos los bancarizados son ávidos compradores en línea. Lorenza Martínez, de Banxico, reveló que de los pagos que se realizan con tarjetas en Estados Unidos, 16% corresponden a comercio electrónico. En México es sólo 1.6 por ciento.

"Los que tienen estas tarjetas, la gran mayoría tienen tarjetas de débito. El 70% de las transacciones en general se realizan con tarjetas de débito y en cambio en lo que se refiere a comercio electrónico es al revés: únicamente 38% se realiza con tarjeta de débito. Los medios de pago electrónicos no están siendo efectivos para este desarrollo", sentenció.

Políticas públicas para el ecommerce

Uno de los llamados que hace la industria digital es el plantear el desarrollo de políticas públicas que permitan generar el desarrollo del ecommerce, desde la conectividad y acceso a Internet a la mitad de la población que aún sigue desconectada.

A la par, t ambién se plantea una mayor flexibilización en temas como la apertura de nuevos negocios, mayor competencia en áreas como el procesamiento de pagos y la innovación.

NOTICIA: México, segundo lugar en e-commerce de AL

"Las políticas públicas deben de ir enfocadas a la innovación. Deben de ser mínimas, no siempre tenemos que estar regulando sobre todo y hay que ser muy selectivos, y que aquellas políticas públicas que emitamos sean suficientemente flexibles para que más personas puedan accesar", consideró Cynthia Martínez, de la Amipci.

"No hay marcha atrás, van a venir muchísimas cosas y no nos podemos resistir al cambio. Van a continuar los servicios tradicionales porque hay mercado para ello pero a ellos les conviene mejorar y evolucionar", agregó.

[email protected]

erp