El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), en asociación con el gobierno federal, organizaciones del sector privado e instituciones bancarias, llegó al Buen Fin buscando un mejor principio. La primera edición ocurrió del 18 al 21 de noviembre del 2011 y se inspiró en el Viernes Negro de Estados Unidos, evento que se celebra en ese país justo después del Día de Acción de Gracias y está conformado por ofertas, descuentos o rebajas sobre el precio y créditos a meses sin intereses.

Tras la severa crisis económica al final del 2008, el mercado interno en México sufrió una caída generalizada a lo largo de todo el 2009, año en que el Índice General de Ventas al Menudo registró un retroceso promedio de 3.3% y para el 2010, la situación de las familias no había mejorado sensiblemente. La lenta recuperación en el empleo formal y los salarios reales, así como la fuerte depreciación del peso frente al dólar en ese año, significó una caída promedio de 0.1%, respecto del año anterior en las ventas al menudeo a lo largo y ancho del país.

NOTICIAS: Sólo 10.5 millones de mexicanos, con ingresos para aprovechar el Buen Fin

Es en este escenario de debilidad económica y desánimo en los consumidores mexicanos que nace la propuesta de reactivación del mercado interno, en un esfuerzo coordinado entre empresas comerciales, bancos y gobierno. En noviembre del 2011 arranca el primer Buen Fin, cuyo impacto se reflejó ese año en una mejora significativa en los indicadores nacionales de ventas publicados por el Inegi.

Las cifras duras indican que entre enero y octubre del 2011 el crecimiento promedio de las ventas al menudeo, respecto del mismo lapso del año anterior, fue de 1.2% y para noviembre, en el contexto del Buen Fin, el crecimiento a tasa anual fue de 5.5%, variación que sin duda marcó el éxito de tal evento. Los productos que registraron los incrementos más importantes en ventas fueron los accesorios de cómputo y teléfonos, con 32.3%; muebles para el hogar, con 11.2%, y la venta de automóviles y camionetas, con 10.3 por ciento.

El Buen Fin

Tras los magníficos resultados, para el 2012 se programó en la semana del puente de la segunda quincena de noviembre otro Buen Fin, y de nueva cuenta los resultados fueron muy elocuentes. El crecimiento promedio de ventas, que en el año anterior registró un muy buen desempeño, para el 2012 creció 4.5% sobre el nivel ya registrado un año antes. De nueva cuenta el segmento de accesorios de cómputo y teléfonos registró el mayor incremento en ventas durante el mes, 38.2%; le siguieron las ventas por Internet, con 33.7%, 5.5 veces más que en el año previo, y en tercer lugar venta de motocicletas y otros artículos de motor, con 21.2 por ciento.

El 2013 fue un año marcado por la incertidumbre y desánimo del consumidor. Tras empezar con gran optimismo en las estimaciones de crecimiento económico, al paso de los meses éstas se fueron deteriorando. En este contexto los consumidores mexicanos no salieron a gastar con el mismo entusiasmo de los dos años previos; en noviembre el crecimiento en ventas fue de 1.9%, respecto del registrado un año antes.

NOTICIAS: Regalos navideños, ¿en el Buen Fin o hasta diciembre?

El comportamiento de los indicadores en ventas al menudeo para el 2014 lo muestran como una extensión del año previo, aunque con una evidente debilidad económica en la última parte del año, lapso en el que el Buen Fin hace su aparición. De acuerdo con el Inegi, el crecimiento de las ventas en noviembre fue de 1.8% con respecto al mismo mes del año previo, mientras que el promedio entre enero y octubre fue de 2.8% en ese año, es decir, el dinamismo que venía perdiendo el mercado interno no pudo ser reanimado con el Buen Fin.

Para el 2015, el panorama de la segunda parte del año luce mucho mejor. El dato más reciente del crecimiento anual en ventas al menudeo para agosto es de 6.3%; vale decir que es la tasa más alta para cualquier mes desde que el Inegi publica la serie. Con ello el crecimiento promedio para los ocho primeros meses del 2008 es de 5.2%, cifra que representa una referencia muy alta para los registros de la ultima parte del año y optimista para el cierre de año.

Por su parte, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), en su cifra más reciente a septiembre del 2015, refiere que el crecimiento nominal en ventas en tiendas iguales fue de 8%, respecto del mismo mes del año anterior, mientras que la medición de aumento de ventas en el total de tiendas afiliadas fue de 11.8%, también con respecto al mismo mes del año anterior. Cabe destacar que la variación a tiendas iguales es la más alta en 25 meses, mientras que para el total de tiendas es la más elevada en 23 meses.

[email protected]