Estados Unidos realizará ajustes a la propuesta sobre reglas de origen del sector automotriz presentada por México en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), informó Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Empresarial de Negociaciones Internacionales.

“La respuesta del gobierno estadounidense fue que la iban a analizar y el día de hoy (jueves) tuvieron reuniones de regreso para hacer unos ajustes”, dijo sin dar más detalles. México pidió un contenido de valor regional de 70% en las reglas de origen del sector automotriz para exportar automóviles sin pagar aranceles como parte de la actualización del TLCAN.

Esa tasa es menor a la de 75% pedida por Estados Unidos y es más alta frente a la de 62.5% que está vigente en ese pacto comercial.

La propuesta fue presentada por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, a Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, y a Roberto Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés), quien la rechazó. Los tres han sostenido reuniones desde el lunes en Washington, DC.

“Hasta la noche (del martes), cuando el Cuarto de Junto y el secretario Guajardo tuvimos el reporte, nos quedó claro que México no podría aceptar, como ya es público, la propuesta de EU”, dijo Kalach.

En su último posicionamiento, Estados Unidos propuso que 40% del contenido de un automóvil se fabrique utilizando mano de obra pagada de 16 dólares o más por hora para tener derecho a ser exportado sin cobro de aranceles en el marco del TLCAN. Para una camioneta pick up, elevó el mismo tipo de requisito a 45 por ciento. Un trabajador mexicano del sector tiene ingresos de alrededor de 3 dólares por hora.

Descartó también que se exija, como lo pide Lighthizer, que 70% del acero, vidrio y aluminio usado en la producción de autos y camionetas sea originario de América del Norte. En cambio, sugirió a sus contrapartes ofrecer bonos “adicionales” contra los requisitos de contenido a las empresas que alcancen el umbral de 70% en esos tres insumos. México propuso un contenido de 30% para acero y aluminio.

“Políticamente sí se siente que se está llegando a un acuerdo, aunque en las mesas de negociación todavía no han cambiado las posturas y las posturas tóxicas siguen allí”, comentó Kalach. “Tampoco es sorprendente eso porque sabemos que las propuestas finales para quitar esas propuestas tóxicas, así como la parte de un posible cierre, se harán casi al mismo tiempo”, añadió.