Petróleos Mexicanos (Pemex) dio a conocer el miércoles que interpuso una nueva demanda contra compañías estadounidenses por comprar, poseer, usar y transportar gas natural robado del complejo Burgos, aunque esta vez se presume que el hidrocarburo fue comprado a cárteles de la droga, según documentos estadounidenses.

Los acusados han participado y sacado provecho -con o sin conocimiento- en el tráfico en Estados Unidos de condensado robado y, por lo tanto, han incentivado o facilitado a los grupos del crimen organizado mexicanos a robar el condensado , especifica la demanda.

En esta ocasión suman 11 las empresas señaladas entre las que se encuentran Plains All American Pipeline LP, SemCrude, filial de SemGroup’s y Western Refining, entre otras, dio a conocer Pemex en un comunicado.

La filial Pemex Exploración y Producción presentó la acusación ante la Corte federal de Distrito en Houston, Texas, el pasado 29 de mayo, según explicó.

Pemex hizo énfasis en que durante la demanda se realizó el señalamiento de que algunas de las empresas de Estados Unidos conspiraron con los criminales mexicanos para falsificar documentos y trasladar el gas natural concentrado a través de la frontera.

Los delincuentes roban los hidrocarburos de las instalaciones de almacenamiento o secuestran camiones de transporte y después los pasan de contrabando a EU , asegura la paraestatal.

Según datos de Pemex han sido robados el equivalente a 300 millones de dólares de condensados en este complejo gasero denominado Cuenca de Burgos.

SEGUNDA DEMANDA EN UN AÑO

De acuerdo con información de Pemex, este recurso es adicional al que se interpuso en junio del 2010, cuando compañías como BASF, Murphy Energy, Trammo Petroleum, Valley Fuels y US Petroleum Depot fueron señaladas por participar y alentar el tráfico de hidrocarburos robados , luego de otra presunta compra de gas extraído de Burgos.

La empresa explicó que desde el 2006 una serie de grupos delictivos se ha concentrado en el robo de hidrocarburos provenientes de los campos de la región de Burgos al norte del país, ubicada entre los estados de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila.

El objetivo de estas demandas, según Pemex, es inhibir la introducción y comercialización ilegal de hidrocarburos de origen mexicano en territorio de Estados Unidos, principalmente en Texas, entidad a la que Pemex vende crudo.

(Con información de Agencias)