México y Vietnam han incrementado su interés en atraer inversiones productivas de China por las tensiones en el comercio internacional del mundo, afirmó la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por su sigla en inglés).

Si el desempeño y la confianza de los negocios se deterioran debido a las disputas comerciales en curso, los cambios en los planes de inversión podrían generalizarse, incluyendo no sólo menores gastos de capital, sino también reasignaciones de producción y empleo en todos los países.

“Algunos fabricantes chinos podrían considerar trasladar su producción a otros países que no están afectados por aranceles, como México o Vietnam”, informó la UNCTAD, en su reporte Situación y perspectivas de la economía mundial en 2019, difundido este lunes.

El organismo prevé que la economía mexicana crezca 2.3% en el 2019 y 2.0% en el 2020.

En México, el gasto de capital se benefició de una menor incertidumbre al finalizar el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC). La UNCTAD expuso que si bien el T-MEC ofrece un marco estable en el que las empresas operarán durante los próximos 16 años, muchas empresas pueden buscar más diversificación en sus mercados de exportación para protegerse contra la excesiva dependencia de un mercado único.

Los cambios más significativos en las perspectivas de inversión de México se han producido en los sectores de energía y telecomunicaciones. Antes de las reformas constitucionales del 2013/2014, la compañía petrolera controlada por el estado, Pemex, tenía el monopolio de toda la actividad de hidrocarburos en el país. A su vez, Vietnam busca avanzar en la cadena de valor global al atraer Inversión Extranjera Directa (IED) en sectores que facilitarán la transferencia de tecnología, aumentarán los conjuntos de habilidades en el mercado laboral, mejorarán la productividad laboral y se dirigirán a las industrias de alta tecnología y alto valor agregado.

Con la asistencia del Banco Mundial, el gobierno vietnamita está elaborando una nueva estrategia de atracción de IED para el 2030.Esta nueva estrategia está destinada a facilitar la transferencia de tecnología y la protección ambiental, y supuestamente se alejará de las reducciones de impuestos.

México y Vietnam forman parte del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, un TLC entre 11 naciones que entró en vigor el 30 de diciembre para la economía mexicana y el 14 de enero para la economía vietnamita.