La industria automotriz en México no ha presentado, hasta el momento, desabasto en su cadena de proveeduría para el ensamble por el fenómeno del coronavirus, sin embargo, de mantenerse el cierre de operaciones en la manufactura china, el efecto podría percibirse en los próximos 15 días para la zona de Norteamérica, consideró Guido Vildozo, socio director de Vehículos Ligeros en América de la consultoría IHS Markit.

El gobierno chino recomendó a sus compañías postergar sus operaciones o trabajar desde sus casas ante la contingencia de la propagación del virus, lo cual afectaría el abasto de proveeduría china al mundo.

Alberto Bustamante, director de Normalización de la Industria Nacional de Autopartes (INA), comentó que nuestro país está preparado para sustituir importaciones procedentes de China, y comentó que México realizó compras de autopartes chinas por 8,000 millones de dólares durante el 2019, que representa el 14.5% del total de las importaciones que realiza el sector para su operación.