El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de

Hoyos, exigió al gobierno federal a que deje la “avaricia y las ortodoxias a ultranza”, para otro instante y que haga uso de los ahorros públicos o contrate financiamiento a largo plazo para otorgar un salario solidario a 20 millones de trabajadores.

“Salvar el empleo de millones de mexicanos sí es un asunto del jefe de Estado y de gobierno”, por lo que en este momento de crisis sanitaria, pedimos al Ejecutivo que deje de atesorar recursos o invertirlos en obras sexenales.

El dirigente patronal exigió a actuar con profundidad en favor de los trabajadores del país, rompiendo la alcancía del gobierno federal para evitar más desempleo.

“Es momento de que el presidente de la República confirme que lo es de todos los mexicanos, que use los ahorros propios o contrate un financiamiento a largo plazo –como se ha realizado en otros países como Alemania– para entregar a 20 millones de personas el #SalarioSolidario”, acotó De Hoyos.

El Ejecutivo federal dijo que la quiebra de las empresas es cosa de cada empresario, pero salvar el empleo de millones de mexicanos sí es un asunto del jefe de Estado, de acuerdo con el presidente de la Coparmex.

Ante este escenario de debacle financiera para los generadores de empleos, el presidente de la Coparmex urgió a que en los próximos días, el gobierno federal cumpla con su misión de proteger el ingreso de las familias mexicanas, a través de la aplicación del salario solidario propuesto por Coparmex, que en el mundo se conoce, entre otras acepciones, como salario emergente.

“Esperamos poder reconocer en el presidente de la República una renovada capacidad para la rectificación. Que abandone la indiferencia ante la quiebra de las empresas y abandere la cruzada por la defensa del empleo”, confió el dirigente de los patrones del país.

Gustavo de Hoyos recordó que más de 685,000 personas se han quedado sin empleo como consecuencia de la crisis económica que se empezó a gestar desde finales de 2019, y se recrudeció en marzo de 2020 cuando, de manera oficial, se decretó el inicio de una cuarentena que ha sido extendida en dos ocasiones, sin acompañarse de estrategias económicas para contener la crisis, y mantener a los generadores de empleo a flote.

Abundó que, en el mundo, muchos gobiernos decidieron actuar para que los trabajadores mantuvieran sus empleos, apoyando no sólo a los ciudadanos con entregas de efectivo para sacar adelante a la familia, también emprendieron medidas para conservar a las empresas, y que estas, en una etapa insólita de crisis económica, puedan sobrevivir a la falta de actividad comercial, para reactivarse exitosamente cuando la dispersión de la Covid-19 haya sido controlada.

rrg