La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó por primera vez a un operador petrolero privado el abandono de una parte del campo que ganó en licitación, porque la empresa mexicana Consorcio Petrolero 5M del Golfo no encontró rentabilidad en 38% del bloque terrestre Benavides-Primavera, ubicado en Nuevo León.

En la 13 sesión ordinaria del órgano de gobierno, el regulador explicó que la empresa decidió iniciar un procedimiento de terminación anticipada por renuncia en 65.4 kilómetros cuadrados del bloque. Con ello, se quedará con 105.8 kilómetros cuadrados.

Además, devolvió al Estado 20 pozos ya perforados por Petróleos Mexicanos (Pemex) en la superficie a la que renunció, de los cuales 11 estaban cerrados y nueve taponados y todos fueron agotados por la estatal. El nuevo bloque para este operador que trabaja en consorcio con las también mexicanas contratistas de Pemex Nuvoil, Sistemas Integrales de Compresión y Constructora Marusa, cuenta todavía con 70 pozos.

El bloque Benavides-Primavera contiene gas no asociado y al momento de su adjudicación ya contaba con producción por parte de Pemex, misma que el contratista ha mantenido desde mayo del 2016 en un promedio entre 8.5 y 8.6 millones de pies cúbicos diarios (equivalente a 0.2% de la producción nacional). Únicamente en agosto del 2016, la producción se elevó a 13.2 millones de pies cúbicos al día, para luego estabilizarse nuevamente, según los indicadores de administración de contratos de la CNH.

Hasta junio de 2018, el operador ha invertido 27.8 millones de dólares en los procesos de producción del campo y poco más de 1,000 dólares en procedimientos de desarrollo. Por la fase exploratoria de un año del campo, el Estado recibió 2.3 millones de pesos, pero el valor de la regalía adicional por la comercialización del gas comprometido en la adjudicación fue de 40% de la regalía base, por lo que hasta junio el Estado ha recibido cerca de 23 millones de dólares en regalías por la producción de este campo, de los cuales 6.4 millones de dólares son regalías adicionales, y 16.6 millones corresponden a la regalía base.

El abandono parcial de este campo no implica que el operador suspenda sus compromisos mínimos de trabajo ni planes de inversión, aseguraron.

“Nos vamos a tener que ir acostumbrando a este tipo de devoluciones porque los operadores están haciendo estudios y delimitaciones y buscando las mejores rutas en términos económicos”, explicó el comisionado Héctor Acosta, “quedarse con espacios en los que ya probaron que no existe productividad les implica pagar el 100% por cada kilómetro cuadrado en la etapa de exploración y otros pagos en la etapa de desarrollo, por lo que tienen motivos tanto técnicos, porque no tiene caso tener un área improductiva y también económicos para devolver parcialmente las áreas”.

Sin embargo, hasta el momento sólo hay un bloque más que se encuentra en proceso de abandono parcial: en el bloque Moloacán ubicado en Veracruz donde la holandesa Canamex solicitó ya la terminación de una parte que incluso ya se integró a la segunda licitación de la Ronda Tres, a celebrarse en febrero. Por tanto, de 107 contratos que se han firmado, sólo uno tiene una devolución parcial y otro está en proceso, explicó Acosta.

[email protected]

erp