La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) cerró la investigación por la posible realización de prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la producción, distribución y comercialización de watthorímetros —conocidos como medidores de luz— adquiridos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ya que determinó que Controles y Medidores Especializados (Conymed) y Comercializadora Iusa Medidores (Iusa) forman parte de un mismo grupo de interés económico y no presentaron ofertas simultáneas.

“Durante el periodo investigado, no se advirtió que presentaran ofertas simultáneas para competir entre sí por una misma partida de contratación pública de la CFE”, aseveró.

La investigación inició por una denuncia que expuso que, entre los años 2013 y 2016, las empresas Iusa y Conymed realizaron presuntos actos de colusión en procesos de compra pública de medidores de luz de la CFE.

Al respecto, la Autoridad Investigadora de la Cofece analizó, entre otros elementos, 16 procedimientos de licitación ocurridos entre el 2009 y el 2018. En éstos, identificó que Conymed forma parte de un grupo de interés económico al que pertenecen, entre otras empresas, Comercializadora IUSA Medidores, Industrias Unidas, IUSA GE, IUSA Medición y Medidores IUSA. Todas éstas, a pesar de contar con personalidad jurídica propia, tienen intereses comerciales y financieros afines, por lo que coordinan sus actividades administrativas, jurídicas y corporativas para lograr propósitos comunes.

“Conymed y el resto de las empresas del grupo investigado nunca se ostentaron como competidores entre sí en las mismas partidas de las licitaciones investigadas”, detalló la Cofece, “del 2009 al 2012, el grupo mencionado participó en todas las licitaciones de watthorímetros convocadas por la CFE, a través de diversas empresas, sin que más de una empresa integrante del grupo presentara simultáneamente propuestas en una misma partida”. 

Además, a partir del 2013, Conymed participó en los procedimientos de contratación, pero se limitó a hacerlo exclusivamente en partidas para la adquisición de watthorímetros bifásicos, mientras que las demás empresas del grupo participaron en solitario en aquellas que requerían monofásicos y trifásicos.

“Así, de acuerdo con la Ley Federal de Competencia Económica que señala que para acreditar la existencia de un cártel sus participantes deben ser competidores entre sí, no se cuenta con elementos para acreditar la práctica monopólica absoluta denunciada. Por esta razón, el pleno resolvió decretar el cierre del expediente”, expuso.

Sin embargo, de manera independiente al resultado de la investigación, la Cofece encontró que en los 16 concursos públicos convocados por la CFE entre el 2009 y el 2018, se adjudicaron aproximadamente 230 partidas distintas, de las cuales las empresas del grupo investigadas ganaron todas menos una. En algunas de las licitaciones concursaron otras empresas sin ganar ni una sola partida, salvo una de monofásicos que obtuvo Electrometer en el 2017.

Así, consideró que conforme al análisis del contenido de las bases de licitación de estos medidores, se considera que los documentos de licitación pudieron ser favorables hacia las empresas del grupo, ya sea porque en algunas ocasiones las bases del concurso pedían especificaciones de los watthorímetros que resultaron compatibles o prácticamente idénticas a las patentadas por las empresas de éste, o porque los cortos tiempos de entrega de los medidores hacían prácticamente imposible que nuevos competidores pudieran comprometerse a cumplirlos.

Dan carpetazo tras dos años de investigación

  • 10 años de ventas de medidores para los hogares para la CFE fueron el objeto de la investigación de la Cofece.
  • Dos compañías involucradas: Industrias Unidas y Controles y Medidores Especializados, de Grupo Iusa, las ganadoras recurrentes de las licitaciones.
  • 12,000 millones de pesos es el monto que han generado estos contratos.

[email protected]