Aunque el aumento en los precios de los arriendos, el alza de impuestos que generó la reforma tributaria y la sobreoferta en locales afectaron el desempeño de los restaurantes en Colombia, especialmente en el primer semestre del 2017, el sector no le tiene miedo a invertir para repuntar este 2018.

Cinco de los conglomerados más grandes que operan en el país (Nutresa, Mesofoods, IGA, Alsea y Takami) hablaron sobre cómo está su operación y las estrategias que tienen para el año. Los planes incluyen renovaciones, proyectos de innovación y nuevas aperturas. Con esto, la cifra de inversiones supera la barrera de 1 billón de pesos (colombianos).

La puerta de los cambios la abrió Mesofoods, una de las filiales del fondo de inversión extranjero Mesoamérica, que tiene a cargo la operación de 300 locales de OMA y 170 puntos de Presto en Colombia.

“Durante el 2018, OMA estará en una etapa de renovación, algo que ya hicimos de manera exitosa y con una inversión muy fuerte hace un par de años con Presto”, señaló Reynaldo González, gerente general de MesoFoods, quien agregó que “la inversión para ambas marcas será muy fuerte, dado que los síntomas positivos del primer trimestre y los buenos resultados internos muestran que se cumplirán los objetivos de crecimiento”.

De acuerdo con González, la compañía espera ventas por 300,000 millones de pesos colombianos, pues aunque la alta informalidad en el mercado de restaurantes ha puesto en desventaja al sector formal, el empresario considera que “Colombia sigue siendo un país con mucho potencial y muy atractivo. El crecimiento de la clase media está impulsando a los restaurantes”.

Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa, explicó que, sin adquisiciones, la holding invertirá 263,000 millones de pesos colombianos este año en innovación, productividad y capacidad, así como en el negocio de Alimentos al Consumidor.

La empresa apostará este año por mantenerse como líder en la categoría de restaurantes tanto en Colombia como en Costa Rica y República Dominicana.

Otro de los conglomerados que expandirá su negocio durante este año es Alsea. A la fecha, la compañía de origen mexicano, que recientemente abrió operación en Uruguay, tiene bajo su dirección alrededor de 3,400 tiendas, 14 marcas en siete países y sus ventas sumaron 6.3 billones (42,529 millones de pesos mexicanos) en el 2017.

En Colombia, la mexicana opera con seis de ellas y tiene cerca de 160 locales (en su mayoría de Domino’s y Archies).

Su plan para el 2018 incluye la inauguración de entre 240 y 270 aperturas en los siete mercados.

Germán Ramírez, director de Alsea Colombia, explicó que se trata de entre 190 y 210 tiendas corporativas (propias) y entre 90 y 100 de Alsea Internacional (operaciones por fuera de México). Asimismo, el vocero indicó que por lo menos 10% de las aperturas de Alsea Internacional se harán en Colombia (al menos nueve locales más). Para ello, la empresa invertirá entre 596,826 millones y 671,429 millones (de 4,000 millones pesos mexicanos a 4,500 millones de pesos mexicanos) en los nuevos restaurantes que abrirá a nivel global, sin incluir la cifra que pueda destinarse a posibles adquisiciones.

EL CASO DE KOKORIKO

A la ola de dinamismo del sector también se unirá el recién creado Grupo IGA, que surgió de la unión entre las empresas Inmaculada Guadalupe y Amigos en Compañía (operador de los restaurantes Andrés Carne de Res) y el antiguo Grupo Conboca (firma que integraba la dirección de los restaurantes Kokoriko y las heladerías Mimo’s). Y aunque la cadena no reveló su plan de aperturas para este año, cuenta con 106 puntos, Mimo’s con 126 y Andrés Carne de Res en sus tres formatos, con otro tanto.