El expresidente de Renault y Nissan, Carlos Ghosn, fue liberado este miércoles de la prisión de Kosuge en Tokio tras más de 100 días de detención, acusado de malversación financiera.

El expresidente ejecutivo de Renault y Nissan llevaba puesta una gorra azul, mascarilla quirúrgica y gafas.

Salió flanqueado por guardias y entró en un coche gris claro ante decenas de periodistas amontonados a las puertas de la cárcel.

Su esposa Carole, una de sus hijas, el embajador de Francia y otras personas llegaron horas antes a la cárcel pero no salieron al mismo tiempo que él.

Horas antes, a través de su abogado, Carlos Ghosn pagó una fianza de 1,000 millones de yenes (unos 9 millones de dólares).

El tribunal de Tokio aceptó definitivamente el martes la puesta en libertad del magnate del automóvil tras rechazar un recurso de apelación de la fiscalía.

En Japón es muy poco frecuente que una persona acusada de abuso de confianza sea liberada antes de que se conozca la fecha de su juicio o incluso antes de que este haya comenzado.

Los expertos explican que el nuevo abogado de Ghosn ofreció garantías que convencieron al juez de que el magnate franco-libanés-brasileño no estaría en condiciones de destruir pruebas o salir del país.

"Juicio justo" 

Para lograr la liberación de su cliente. el nuevo abogado japonés de Ghosn, Junichiro Hironaka, sugirió que fuera vigilado por cámaras y dispusiera de medios de comunicación con el exterior limitados.

"Propusimos un dispositivo que hace imposible una evasión o la supresión de informaciones", insistió Hironaka el martes.

En un comunicado, Ghosn se declaró "infinitamente agradecido" a sus amigos y familiares por el apoyo que le aportaron.

"Soy inocente y estoy resueltamente decidido a defenderme vigorosamente en un juicio justo contra esas acusaciones sin fundamento", declaró.

Su abogado japonés sugirió que Ghosn podría ofrecer una rueda de prensa en cuanto sea posible.

En teoría y según juristas, la fiscalía aún tiene la posibilidad de volver a detener al otrora director general de los fabricantes automotrices Nissan y Renault en base a otros cargos, pero parece que hay pocas probabilidades de que eso ocurra.

Descontento ante el rechazo de las solicitudes de libertad bajo fianza anteriores, Carlos Ghosn decidió cambiar a mediados de febrero a su equipo de defensa japonés, antes de abordar la fase de preparación de su juicio, que se celebrará dentro de varios meses.

"Estoy impaciente por poder defenderme, con vigor, y esta elección representa para mí la primera etapa de un proceso que no solo busca restablecer mi inocencia, sino también arrojar luz sobre las circunstancias que condujeron a mi injusta detención", dijo entonces Ghosn.

"Complot" 

Ghosn, a quien en el pasado veneraban en Japón por haber salvado a Nissan, fue detenido el 19 de noviembre en Tokio y enviado al centro de detención de Kosuge, en el norte de la capital.

El empresario está acusado de proporcionar falsas declaraciones de ingresos a las autoridades bursátiles y de abuso de confianza en detrimento del fabricante automovilístico Nissan, de donde partió la investigación de la que es blanco.

Él considera que fue víctima de un "complot" urdido por Nissan para hacer que su proyecto de acercamiento a Renault fracasara.

"Nissan no desempeña ningún papel en las decisiones tomadas por los tribunales o los fiscales y no está en posición de hacer comentarios", dijo el grupo en un mensaje enviado a los medios.

"Las investigaciones llevadas a cabo a nivel interno en Nissan mostraron comportamientos [de Ghosn] manifiestamente contrarios a la ética [...] y otros hechos que siguen apareciendo", agregó el constructor de automóviles, al frente del cual se situó Ghosn en 1999 para salvarlo de la quiebra.

La liberación de Carlos Ghosn "no tiene consecuencias en los negocios de Nissan", aseguró el actual director general del grupo, Hiroto Saikawa.

En teoría, Carlos Ghosn, quien sobre el papel mantiene el título de administrador de la empresa, podría asistir a un consejo de administración, una posibilidad que el grupo podría rechazarle.

erp