Empresas de México, China, Corea del Sur y Canadá desarrollan cuatro nuevos proyectos para extracción de cobre con una inversión conjunta de 2,810 millones de dólares, el máximo monto desde el actual auge de la minería que comenzó a principios de la década pasada. Dicha derrama está proyectada para ejercerse entre el 2012 y el 2015.

Algunos desembolsos están influidos por las cotizaciones. En el 2011, el precio internacional del cobre aumentó 17.3%, al pasar de 3.41 a 3.99 dólares por libra, lo que representó el precio más alto en términos reales en los últimos 44 años y el más alto en su historia en términos nominales.

El Consejo de Administración de Grupo México decidió reasignar el equipo destinado al proyecto Tía María, en Perú, a la ampliación de la mina Buenavista del Cobre, en México, lo que permitirá incrementar la capacidad de la planta ESDE, en construcción, de 88,000 a 120,000 toneladas.

Así, el programa de expansión de Buenavista incrementará la capacidad actual de la planta de 180,000 a 488,000 toneladas anuales de cobre para el 2015, de acuerdo con un reporte de la Cámara Minera de México.

Otro proyecto en construcción, El Boleo, propiedad de la empresa canadiense Baja Mining (70%) y la coreana Kores (30%), en Baja California Sur, inició en noviembre del 2010 y proyecta arrancar operaciones en la primera mitad del 2013.

La inversión total de capital ascenderá a 1,144 millones de dólares y la producción promedio anual esperada para los primeros seis años es de 56,750 toneladas de cobre, 1,679 toneladas de cobalto y 25,400 toneladas de zinc.

A su vez, Grupo México informó que se continúa avanzando en el diseño de la ingeniería básica y de detalle para la explotación subterránea del yacimiento de Angangueo, localizado en el estado de Michoacán.

La inversión estimada es de 131 millones de dólares y deberá producir anualmente, a partir de la segunda mitad del 2014, unas 36,000 toneladas de cobre, 4.5 millones de onzas de plata, 41,000 toneladas de zinc y 6,600 toneladas de plomo.

INVERSIÓN CHINA

Entre las empresas chinas activas en México destaca el Grupo Jinchuan (Recursos Tyler México, S.A. de C.V.), clasificada como el segundo mayor productor de cobalto en el mundo y el tercero de cobre en China. Esta empresa controla el proyecto Bahuerachi, en Chihuahua, actualmente en la etapa de estudio de factibilidad.

El proyecto contiene recursos minerales por 525 millones de toneladas con 0.4% de cobre y 0.55% de zinc y la inversión requerida se estima en 884 millones de dólares.

rmorales@eleconomista.com.mx