Los recientes cambios en materia fiscal y de regulación contra el lavado de dinero tocan a Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), que deben atenderlos para garantizar su sustentabilidad financiera, consideraron especialistas.

Es un mito, aseguraron, que estas organizaciones no puedan o no deban pensar en términos de planeación estratégica o administración eficiente , o que esos conceptos sean sólo para empresas, ya que en gran parte de esas proyecciones depende el plan de procuración de fondos que llevan a cabo las OSC.

Maricarmen Tenorio, administradora de la asociación Administración y Capacidades, recordó que con la ley antilavado que entró en vigor en septiembre pasado, las OSC están obligadas a identificar los donativos recibidos a partir de 1,605 veces el salario mínimo en el DF (108,000 pesos) por un mismo donante en un periodo de seis meses, al igual que a informarlos a la autoridad cuando rebasen los 3,210 salarios mínimos (216,000 pesos).

La especialista recomendó nombrar a un representante legal, en caso de no tenerlo, para realizar los trámites que exigen las nuevas disposiciones, darles seguimiento y presentar los avisos ante las autoridades correspondientes; además, sugirió, deben registrarse en el portal de prevención de lavado de dinero (https://sppld.sat.gob.mx).

Los donativos que puedan representar una actividad vulnerable deben notificarse a más tardar el 17 del mes siguiente, aunque los avisos también pueden ser en ceros si es que no hay donativos que informar de acuerdo con los montos bajo observación.

Tenorio sugirió integrar un expediente electrónico de cada uno de los donantes y mantenerlo en respaldo tanto físico como electrónico por al menos cinco años. Entre los datos que deben contener los expedientes, sean de persona física o moral, están: nombre o denominación social, fecha de nacimiento o constitución, nacionalidad, actividad u objeto social, domicilio, teléfono, mail y RFC.

NUEVAS DISPOSICIONES FISCALES

Christian Gutiérrez, contadora de la firma Hans Consultores, explicó que entre los principales cambios fiscales de este año que tocan al tercer sector destaca la modificación del artículo 79 (antes 95) de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que amplía el rango de actividades para ser donataria autorizada. Las actividades que se integraron estaban en el artículo 21 de la Ley de Ingresos del 2013. Además, agregó, el límite de deducciones de personas físicas no incluye los donativos, pero estos no deben pasar de 7% del ingreso acumulable del año previo.

En materia de contabilidad, mencionó, está la facturación electrónica obligatoria, ya que todos los contribuyentes deben emitir comprobantes fiscales electrónicos (CFDI). Entre los requisitos del CFDI para donatarias, enlistó el señalamiento expreso que ampara un donativo y que la donataria se obliga a destinar los bienes donados a los fines propios de su objeto social, además de que ya no es obligatorio el número y fecha del oficio de la autorización para recibir donativos.

Respecto del dictamen fiscal, dijo, antes era obligatorio para las donatarias que tenían ingresos mayores a 2 millones de pesos al año, mientras que ahora es opcional si se tienen ingresos mayores a 100 millones de pesos.

En el webinar 10 tips de administración para tu OSC , convocado por la organización Alternativas y Capacidades, explicó que todos los donativos, así como la venta de bienes o servicios derivados del objeto social de la organización, estarán exentos del pago de impuestos; mientras que los ingresos obtenidos por actividades distintas al objeto social que excedan 10% de los ingresos totales en un ejercicio fiscal no estarán exentos y serán gravados.

[email protected]