Nació en una época turbulenta en la cual enfrentó el autoritarismo que caracterizaba al gobierno de Luis Echeverría para lograr un equilibrio en la vida de México y hoy el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se apresta a reinventarse para de nueva cuenta, desafiar un escenario complicado, ahora en lo externo, con políticas proteccionistas encabezadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que atentan contra la inversión y generación de empleos.

Al llegar a su 40 aniversario, empresarios y académicos afirman que el CCE cuenta con grandes aliados: el gobierno de Enrique Peña y los trabajadores, para afrontar con unidad el nuevo entorno caprichoso de Trump , que más que un reto, representa una oportunidad para que las empresas diversifiquen riesgos y amplíen horizontes.

El reto es grande, pero si el sector empresarial está unido y trabajamos de manera conjunta con quienes en un futuro próximo estén en negociaciones con Estados Unidos, vamos a tener que sacar una nueva etapa de negociaciones adecuadas al tiempo actual. Todos los empresarios están preparados para llevarlo a cabo , sostiene Roberto Sánchez de la Vara, especialista de estudios empresariales de la Universidad Iberoamericana (UI).

Eso lo tiene presente el actual presidente de la cúpula empresarial, Juan Pablo Castañón Castañón, pues afirma estar más unidos que nunca: Tenemos una idea clara del México que queremos seguir construyendo, de lo que sigue; estamos viviendo el espíritu de la fundación del CCE, con la posibilidad de proponer un México más próspero que permita generar empleo y sea incluyente y que haya certeza jurídica, no sólo para las inversiones, sino para los trabajadores y familias .

Hoy, el sector privado es fundamental, tanto en la relación con Estados Unidos a través del diálogo de alto nivel, como también, a nivel interno, en donde el mercado doméstico todavía no es suficientemente sólido para ser un motor como el que debiera para detonar crecimiento económico. Así que la apuesta será buscar inversiones adicionales y transferencia de tecnología, sentencia Gerardo Gutiérrez Candiani, expresidente del CCE.

Defensa del Libre Comercio

En medio de agitación popular y asaltos, secuestros y asesinatos de empresarios por grupos guerrilleros durante el periodo de Luis Echeverría, el CCE se constituyó como una respuesta a los planteamientos reformistas: apertura política, distribución del ingreso, aumento del gasto público y en especial poder hablar con el gobierno, con una sola voz para concertar esfuerzos.

El catedrático de la Universidad Iberoamericana refiere que ese momento fue difícil para la Iniciativa Privada (IP), porque se sentía perseguida y 70% del PIB era proporcionado por el gobierno a través de la estatización de empresas. Pero Juan Sánchez Navarro, catalogado como el ideólogo del sector privado y el recién fallecido Lorenzo Servitje, lideraron la transformación.

Posteriormente, el CCE apostó por mantener la actividad económica hacia objetivos claros de industrialización del país: el claro ejemplo fue el cabildeo del TLCAN desde el año de 1989 a 1993. Luego siguieron los famosos pactos que se llevaron a cabo durante el gobierno de Miguel de la Madrid y de Carlos Salinas de Gortari.

Eso sin perder de vista, las reformas estructurales como la energética, laboral, fiscal, política, entre muchas, que ahora deberán transitar a un segundo plano para darles mayores bondades y fortalecerlas, acota Gutiérrez Candiani, quien participó en esta etapa.

La IP es un tomador de decisiones del país; dirige el motor de la economía y sabe que tiene que trabajar con sus empresas. (Entre los retos) tenemos que buscar cómo crecer para buscar oportunidades para las personas. La economía es uno de ellos; se tiene que ser cuidada de manera profunda, para el pago de la deuda, controlar la inflación, tasas de interés accesibles y buscar facilidades para que haya reglas claras para operar y abrir empresas , establece Juan Pablo Castañón.

Este jueves, el CCE conformado por 12 organizaciones privadas (Concamin, Concanaco, CMN, Coparmex, CNA, ABM, Antad, Comce, Amis, AMIB, Canacintra, Canaco) propondrá un plan integral para que México sea más próspero y permita generar empleo, destacando las fortalezas del país y el empresariado mexicano , asegura Castañón.

[email protected]