El pasado 25 de septiembre se cumplió el cuarto aniversario de la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales afortunadamente han sido adoptados cada vez por más empresas con el objetivo de erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible con metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

Para más o menos tener un panorama de cómo se encuentra México en esta consecución, tenemos que el país se encuentra en el puesto 78 de 162 países evaluados, mientras Chile es el primero a nivel América Latina, en el puesto 31, lo que nos pone en alerta para trabajar a mayor velocidad sobre la consecución de los objetivos.

A cuatro años de este lanzamiento, platicamos con el consultor Pablo del Arco Fernández, quien desde su punto de vista considera que “para alcanzar los ODS se necesita con urgencia una respuesta más profunda, ambiciosa, transformadora e integrada. Es necesario movilizar recursos nacionales, por ejemplo, facilitando un entorno propicio a la inversión privada, fortaleciendo las administraciones tributarias y combatiendo los flujos financieros ilícitos”, comentó.

Desde su punto de vista, el ODS 8, referente al trabajo decente, y el crecimiento económico están dinámicamente interconectados en los objetivos y son un medio para cumplir la Agenda 2030, pues las nuevas tecnologías, entre ellas la inteligencia artificial, la automatización y la robótica, representan nuevos retos y oportunidades en este ámbito.

Pablo del Arco recomienda a las empresas hacer lo que mejor saben hacer: negocios, de la mano de la innovación, con soluciones rentables y sostenibles en el tiempo, “cabe resaltar la importancia del trabajo en alianza, con las administraciones públicas, las organizaciones sociales y la academia, así como trabajar sobre el desarrollo de los entornos de operación para reducir los riesgos operacionales, contribuir a la disponibilidad de fuerza laboral, desarrollo de mercado para los productos, etc”.

Por la parte de la IP, platicamos con María Teresa Cosío, coordinadora de Comunicación de Quálitas, quien asegura que para lograr los ODS no es posible el trabajo solos, “no se puede lograr un gran resultado, como empresa y sociedad tenemos que unirnos para apostar que vayamos avanzando en estos temas. Nosotros trabajamos alineados a estos objetivos desde hace tres años con el firme compromiso y misión de proteger el patrimonio de nuestros clientes”.

La directiva afirma que en la aseguradora “hemos contribuido desde diferentes ángulos, por ejemplo generan oportunidades de empleo en todo el país y a través de capacitación que damos a empleados se fortalece el negocio”.

Finalmente, María Teresa Cosío hizo un llamado a las empresas a apostar por la RSE y trabajar juntos para que los ODS se logren.

En tanto, Alejandra Rivero, directora de Sustentabilidad y Responsabilidad Social de Banregio, explica que desde su informe anual 2018 el banco publicó la estrategia de sustentabilidad donde se comprometieron a algunos puntos de los ODS .

“Ya tenemos alineada nuestra estrategia luego de un estudio de materialidad para que cumpla con lo que ya se trabajaba, pero no se había declarado bajo el trabajo en ellos, así que ahora ya los identificamos y los llevamos a cabo”.

Banregio considera que de los ODS, el relativo a la innovación es el más importante para ellos, pues están implementando estrategias enfocadas en este sentido, con el objetivo de facilitar los procesos a los clientes. Finalmente Alejandra Rivero pide alianzas y unión entre las empresas para que los ODS se logren en tiempo y forma.