La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) fue estrictamente por cuestiones técnicas, como se mencionó en su momento, y se está comprobando ahora con las supervisiones judiciales, contrario a las opiniones hechas de que su construcción estaba avanzada y se había invertido mucho dinero, afirmó el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

En todo caso, dijo, se aceleró la firma de la mayor cantidad de contratos posibles que no tienen nada que ver con las obras realizadas (que se estimaron en 60,000 millones de pesos, de los más de 285,000 millones de pesos que costaría la primera etapa).

Por lo tanto, el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) se alista para iniciar su construcción, una vez que se obtenga la autorización ambiental correspondiente (probablemente a finales de mes) y se atiendan los procesos legales en marcha.

En conferencia de prensa, el funcionario respondió al exsecretario de Hacienda Carlos Urzúa, quien se ha pronunciado públicamente por que la terminal no debió ser cancelada.

“Dijo, creo, que iban avanzadas las obras, pero no es tema de creer. El grupo Parsons (gerente del proyecto) en su momento dio un informe que refería que el porcentaje de avance era de 20% a julio del 2018. Y no tenían para cuándo terminar la obra ni sabíamos lo que costaría”, explicó.

Por su parte, el director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), Gerardo Ferrando, aseguró que de los cerca de 140 amparos que han enfrentado respecto al NAIM y AISL, han sido notificados de 41, que “se han traducido”, en realidad, en tres que se están atendiendo.

“La semana pasada tuvimos una visita. ¿Qué se pretendía en esa visita? Constatar el avance del nuevo aeropuerto de Texcoco. Las personas (actuarios) que acudieron como parte de los procesos legales constataron eso. ¿Pistas?, no hay pistas, están las losas del edificio terminal y del centro intermodal de transporte. Es lo que hay”, detalló el funcionario.

Por lo pronto, continúan con el cierre de los contratos (de los 692 que existían falta concluir 58 y 14 se mantendrán vigentes). A pesar de que ocho de los contratos restantes significan 75% del monto total contratado para la obra (entre ellos el relacionado con el edifico terminal fue firmado por unos 85,000 millones de pesos), Ferrando confía en que sólo es cuestión de tiempo resolverlos.

“En todos los contratos que faltan ya tenemos el cierre, se revisó la documentación que entregaron de acuerdo a la ley. Ya conocemos los montos y hay un acuerdo en principio. Todo estará bien”, agregó.

El nuevo espacio aéreo y las aerolíneas

Respecto a la reconfiguración del espacio aéreo del sistema metropolitano de aeropuertos, que incluye al de Toluca, la Ciudad de México y Santa Lucía, y fue elaborado por la empresa NavBlue y los Servicios de Navegación del Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), el subsecretario de Transporte, Carlos Morán, dijo que ya está listo y que se pondrá en marcha en mayo del próximo año.

“Se ha llegado a un diseño excelente de la convivencia de los tres espacios y de las posibilidades que habrá en garantía de seguridad y reducción de tiempos de recorridos de los aviones y por lo tanto ahorro de combustible. Se aplicará la tecnología más moderna, llamada punto de confluencia, que permite incorporar a la forma más eficiente el flujo de los aviones”, detalló.

Adicionalmente afirmó que ya presentaron esa información a los expertos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo y la Organización de Aviación Civil Internacional, quienes “han mostrado su beneplácito y satisfacción por lo que han visto”.

El Economista solicitó su comentario sobre este tema a una de las organizaciones y respondió que en los siguientes días lo darán a conocer. Antes de este anuncio, representantes de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) rechazaron hacer algún comentario sobre el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, porque no tenían los elementos técnicos suficientes.

“La semana pasada tuvimos una reunión con las áreas operacionales de las empresas aéreas, donde les presentamos lo que se ha trabajado. Se prevén modificaciones menores.  A partir del mes que entra, la Seneam tendrá reuniones con todas las aerolíneas para incorporar las características de la flota y poder tener certeza de que es un diseño que satisface las necesidades, y garantizando la seguridad de la operación”, explicó Morán.

Es alrededor de 1% de la plantilla

De 535 plazas, el recorte en SCT

La política de austeridad del nuevo gobierno llevó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a reducir 535 plazas en los últimos siete meses, lo que se traducirá en 220 millones de pesos anuales de ahorros.

“Algunos estaban contratados por honorarios, por outsourcing, y había muchos asesores. Hicimos una reestructuración, una reingeniería, y pues sí, notamos que se había excedido el personal que cobraba y que no necesariamente trabajaba. Hemos quitado plazas innecesarias”, explicó el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú.

En el 2016, como resultado de un plan federal de “austeridad, eficiencia y modernización administrativa”, la dependencia recortó a 1,400 trabajadores no sindicalizados, de los cerca de 55,000 que tenía en todo el país.

En cifras gruesas, el recorte de personal de los últimos siete meses afectó a alrededor de 1% de la plantilla laboral de la que es una de las secretarías federales con mayor cantidad de empleados.

En esta ocasión, se privilegió que la gestión de la dependencia no se viera afectada. De acuerdo con el jefe de la Unidad de Administración y Finanzas, Eduardo González, no se perjudicó ningún programa prioritario y el personal que labora lo hace de forma normal.

El funcionario destacó: “Sí tenemos un fuerte ajuste en el gasto, más no en la inversión, y estamos cumpliendo los objetivos de la Secretaría con mucho esfuerzo, pero con mucho compromiso”.

Desde el primer trimestre del año, los centros SCT en el país recibieron oficios en los que se notificaba que se realizarían ajustes, sobre todo en personal de confianza y de servicio profesional de carrera, privilegiando a los sindicalizados.

Como muestra de las actividades e inversiones de la dependencia, se informó que los cerca de 43,000 millones de pesos destinados a infraestructura carretera, principalmente para tareas de mantenimiento y conservación, se están asignando y licitando conforme a la ley.

“Tenemos que destacar que esta administración está apostando a desarrollar las economías regionales, por eso la mayoría de las constructoras de los sitios donde se hacen los trabajos está a cargo”, agregó el titular de la SCT.

[email protected]