Los apoyos que ha solicitado la industria de la aviación al gobierno mexicano para hacer frente al impacto generado por el Covid-19 no se deben considerar como un rescate, sino como el oxígeno necesario para mantenerla activa, afirmó el director de Aeromar, Danilo Correa, quien confía en que a más tardar el sábado tendrán respuesta de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Se está pidiendo un aplazamiento en los gastos que se generen por servicios en aeropuerto o del espacio aéreo, por ejemplo, pero no es una condonación. El acceso a líneas de crédito blandas requeridas no son para no pagar; buscamos condiciones comerciales con el espíritu de solventar la situación coyuntural de los dos próximos meses”.

En rueda de prensa virtual, el directivo destacó que la línea aérea está en línea con las cartas enviadas por la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) a la autoridad y, adicionalmente, han buscado negociaciones acordes a la situación con sus proveedores y acreedores, incluyendo grupos aeroportuarios (la semana pasada anunciaron un acuerdo con la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores para que sus 107 afiliados redujeran sus percepciones en abril y mayo).

Debido a su carácter regional, en Aeromar el impacto por la baja demanda de servicios aéreos ha sido diferente, lo que permite que aún tengan en operación 21 de las 27 rutas que estaban activas en febrero. Sin embargo, han tenido que dejar en tierra seis de los 10 aviones que tienen de flota.

El director comercial de la empresa, Juan Ignacio Rosello, explicó que en las primeras dos semanas de marzo habían registrado un incremento de 15% en pasajeros transportados y posteriormente tuvieron que hacer ajustes por el avance del nuevo coronavirus, lo que implicó la reducción de 25% de sus operaciones, mientras que otras aerolíneas tuvieron que hacerlo en 80 por ciento.

“Si teníamos dos rutas a un destino, lo que hemos hecho es acortar a una. Para muchos destinos donde sólo estamos nosotros es importante que sigamos volando, porque hay actividades de primera necesidad que se tienen que atender. Otra ventaja que tenemos es que nuestra flota es de 48 y 72 pasajeros, lo que nos permite que una demanda baja, 20 o 30 pasajeros, represente 50% de ocupación, y hemos tenido entre 10 y 50% de ocupación, pero hemos podido solventarlo por el tamaño del avión y los ajustes que se han hecho”, explicó.

De acuerdo con datos de la empresa, el costo de una hora de vuelo de los modelos que tienen es de 1,500 dólares, mientras que en un jet es de 6,000 o 7,000 dólares. Como iniciativa de la empresa, Aeromar decidió reducir la oferta de asientos disponibles en sus vuelos para que haya espacio suficiente y evitar riesgos de contagio a la hora de volar. También, inició la campaña Héroes con Bata, con la que apoyará el traslado de profesionales de la salud que están trabajando en el combate al Covid-19 sin que tengan que pagar el costo de su boleto.

[email protected]