Acapulco, Gro. La secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) contempla utilizar los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) para inyectar mayores recursos a Petróleos Mexicanos (Pemex), ante la complicada situación financiera que enfrenta.

“Vamos a transformar el actual fondo en uno contracíclico y va a tener un doble uso, lo vamos a informar después. Lo va a dar a conocer el secretario (Carlos Urzúa), y yo no le puedo matar la nota a mi jefe”, expuso brevemente Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda, luego de una reunión con directores bancarios en la 82 Convención Bancaria.

En entrevista televisiva, el funcionario explicó que la idea de cambiar la función del FEIP es que se utilice como el fondo de estabilización del cobre en Chile.

“Los recursos se utilizan no cuando el gobierno los necesita, sino cuando la economía te hace que los necesites, y en las épocas de bonanza, le metes dinero a esos fondos y cuando tienes problemas, los utilizas”.

Abundó que otra parte del fondo se utilizaría para pagar vencimientos de deuda de Pemex.

Herrera acotó que el FEIP tiene alrededor de 290,000 millones de pesos, es decir, un margen “bastante generoso”.

El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa —quien llegó retrasado a la reunión— dijo que aún no se ha determinado de dónde y cómo se dará el apoyo financiero a la empresa productiva del Estado.

De acuerdo con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, la finalidad del FEIP “es aminorar el efecto sobre las finanzas públicas y la economía nacional cuando ocurran disminuciones de los ingresos del gobierno federal, con respecto a los estimados en la Ley de Ingresos de la Federación del ejercicio fiscal de que se trate”.

El FEIP se nutre de una parte de los excedentes de ingresos que resulten de la ley de ingresos (tributarios, no tributarios, petroleros y no petroleros), de transferencias del Fondo Mexicano del Petróleo así como por los recursos derivados de coberturas y rendimientos financieros de dicho patrimonio.

La debilidad de Pemex

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha dejado claro que se rescatará a la petrolera, aunque sus estrategias no sean bien vistas por algunas calificadoras o instituciones financieras.

En febrero pasado, se anunció el primer apoyo para Pemex por 107,000 millones de pesos y del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2019 se le aprobó una capitalización por 25,000 millones de pesos. Además, se aumentará el límite de las deducciones de Pemex en los costos de exploración y producción. Y el gobierno se comprometió a no contratar más deuda. Sin embargo, días después, la agencia Fitch Ratings redujo la clasificación de Pemex de “BBB+” a “BBB-” con perspectiva Negativa. A su parecer, las medidas no serán suficientes y las inversiones de la petrolera seguirán presionadas.

El subsecretario comentó que, si bien se habla de que Pemex tiene muchas cosas que mejorar, como sus estrategias de inversión, la eficiencia con la que opera y acabar con el historial de corrupción, su verdadero lastre es la carga fiscal que ha tenido por décadas.

Pemex paga IVA e ISR como cualquier empresa, pero tiene reglas específicas de cómo cobrar, es decir, niveles limitados de deducción a diferencia de otras empresas, lo que le está impactando, agregó Herrera. Explicó que ello se debe en gran medida a que México es uno de los países con los niveles más bajos de recaudación, pues apenas registra ingresos por impuestos de 13% del PIB.

Pemex cerró el 2018 con una pérdida neta de 148,633 millones de pesos, la sexta consecutiva al cierre de un año completo, además de que en la última década sólo logró cerrar con utilidades en un ejercicio. Los pasivos totales de la empresa ascendieron a 3.534 billones de pesos, de los que 1.080 corresponden al pasivo laboral. Al cierre del 2018 sus activos se cuantificaron en 2.116 billones de pesos, con una disminución de 0.7%, y el patrimonio contable cerró en 1.417 billones de pesos, con una caída anual de 5.6 por ciento. (Con información de Karol García)

Pemex, en estado delicado:

  • Pérdida neta de 148,633 millones de pesos en el 2018, la sexta consecutiva para la empresa
  • Deuda total de 3.534 billones de pesos
  • Pasivos laborales de 1.080 millones de pesos
  • Activos por 2.116 billones de pesos, lo que implica un déficit de 1.418 billones en el patrimonio contable
  • Producción de crudo de 1.833 millones de barriles diarios, con una caída de 5.8% en un año y de 28% en un sexenio
  • Utilización de 38% de la capacidad de sus seis refinerías para procesar crudo

[email protected]