En medio del ruido político alrededor de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la industria de la aviación en México creció 8.5% durante el primer bimestre del 2018, al movilizar 15.3 millones de pasajeros, lo que representó el menor aumento de los últimos tres años (13.2% en el 2017 y 11.5% en el 2016), de acuerdo con cifras de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

Entre enero y febrero, las aerolíneas nacionales movilizaron 7.2 millones de pasajeros, 8.1% más que el 2017, aunque la cifra es menor al aumento de 14% en igual periodo del año pasado, respecto al 2016. Las empresas locales con vuelos internacionales atendieron a 2.3 millones de pasajeros, 17.4% más que el 2017, pero menor a 20.2% del año previo.

Por su parte, las líneas aéreas internacionales que operan en México crecieron 5.9% al sumar 5.7 millones de pasajeros. En el 2017 registraron un alza de 9.8%, en relación con el año anterior.

Dicha situación ocasiona que el gobierno federal y el sector privado incrementen notoriamente la promoción, nacional e internacional, de los viajes de turismo y placer dentro y hacia el país, aun frente al próximo proceso electoral, consideró el presidente de la Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina, a cargo del mexicano Armando Bojórquez.

“Vamos bien en el sector, pero no podemos darnos el lujo de bajar la guardia luego de los cinco años récords que hemos tenido”, agregó.

Hace un par de semanas, la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, Gloria Guevara, refirió que detener el NAIM sería un retroceso para el país  y lo pondría en desventaja competitiva a nivel mundial, a pesar de sus 39.3 millones de turistas internacionales que recibió el año pasado (cifra que eventualmente lo colocará en séptimo sitio entre los países receptores de turistas, estimó).

“Lo importante es que se tiene que seguir invirtiendo en infraestructura para poder cubrir la demanda de crecimiento de pasajeros. Si no se invierte, es un riesgo. No hay que cancelar ningún proyecto de infraestructura. Si se cancelan no se siembra para poder cosechar más adelante”, comentó vía telefónica desde Londres.

El 2018, un año con retos

Además de mejorar la infraestructura aeroportuaria del país, la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) ha solicitado recurrentemente al gobierno federal mejores regulaciones al sector y facilidades de acceso migratorio para sus viajeros internacionales, de tal suerte que, sumando el NAIM, se puede cumplir la meta de movilizar 186 millones de pasajeros en el 2030.

De seguir en las condiciones actuales habría para ese año únicamente 142 millones de pasajeros, lo que implicaría perder los beneficios económicos que implica, por ejemplo, para el sector turístico, empleos e inversiones de las mismas aerolíneas.

En dicho contexto, para la Canaero no existe ninguna razón para no seguir con la construcción de la nueva terminal aérea, toda vez que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ha llegado a su tope. En términos de pasajeros, nacionales e internacionales, durante el primer bimestre del año atendió a 7.2 millones, 6.6% más que igual periodo del 2017; sin embargo, el año pasado tuvo un alza de 11.5% respecto al 2016 entre enero y febrero.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx