Como una especie de concesión , el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) realizó inversiones por 320 millones de pesos para ampliar una sala de última espera en la Terminal Dos y en adecuaciones en la Terminal Uno, que recibirá a partir de esta tarde el avión A380, el más grande del mundo, operado por Air France, aseguró el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza.

Hay apoyo de Aeroméxico (en T2) y de la otra empresa para tener los recursos y con el tiempo, de los pagos que hacen, se realizan los descuentos. Ante la escasez de recursos y de algo que no estaba planeado, fue la fórmula que se encontró. Es una inversión que hace el aeropuerto, pero se irá pagando con el tiempo por ellos , comentó.

Durante la primera parte de un recorrido para ver los avances de la nueva infraestructura (en la sala de última espera 75, donde Aeroméxico realiza abordajes remotos), el funcionario explicó por qué se realizan las inversiones a pesar de que se encuentra en marcha la construcción de un nuevo aeropuerto para el centro del país.

Queremos tener un lugar más digno para que nuestro pasaje pueda bordar su avión. Era un lugar incómodo, por eso tomamos la decisión con la aerolínea (...) pero ya no habrá una obra importante en el futuro , puntualizó Ruiz Esparza. Sólo continuarán los trabajos de mantenimiento necesarios.

La ampliación en la T2 implicará una inversión de 220 millones de pesos y en las nuevas instalaciones se instalará el salón VIP de Aeroméxico y una zona comercial para recuperar parte de los recursos que se han erogado , explicó el director del AICM, Alexandro Argudín. Se prevé inaugurarlo antes de vacaciones de Semana Santa.

[email protected]