Mientras que Suecia posee la mayor penetración de dispositivos con una conexión machine-to-machine (M2M) con 77.3 por cada 100 habitantes, la penetración en México es de apenas 1.6 por cada 100 habitantes, lo que lo asemeja a países como Eslovenia, Chile, Grecia y Austria, por debajo de las 3 conexiones M2M.

De acuerdo con The Social Intelligence Unit, con información de la OCDE, en términos de comunicaciones M2M por cada 100 habitantes, México se encuentra en último lugar entre los 28 países analizados en cifras recientes de la OCDE. Estas métricas reflejan una amplia brecha con respecto al promedio, es decir, una diferencia de 11.6 conexiones por cada 100 habitantes .

El número de dispositivos con una conexión machine-to-machine (M2M), es decir, el número de dispositivos capaces de conectarse entre sí sin la intervención humana, puede servir como otro acercamiento al grado de desarrollo de IoT (internet de las cosas) en cada país.

Ante este diferencial, la empresa de consultoría destacó que México requiere estrategias efectivas para generar un ecosistema de desarrollo e innovación para el aprovechamiento de las ventajas económicas y sociales que el IoT ofrece.

Recientemente Telcel dio a conocer que comenzará la migración a la tecnología 4.5G que además de ofrecer velocidades hasta siete vece más que las actuales, permitirá impulsar el internet de las cosas.

En materia de inversión, 5G Americas previó que para este año, el mercado de Internet de las Cosas (IoT) en México crecerá 26% con respecto al 2016, para llegar a 4,158 millones de dólares.

La consultora reportó que en el 2016 dicho mercado alcanzó un valor de aproximadamente 3,300 millones de dólares, impulsado principalmente por casos de uso empresarial en áreas como el transporte y la manufactura.

De las inversiones IoT en México, 50% corresponde a los sectores de transporte, manufactura y energía.

La inversión de 3,300 millones de dólares que alcanzó dicho mercado en el 2016 da a México una participación de 0.41% en el mercado global que ascendió a un valor de 812,000 millones de dólares aproximadamente en el 2016.

En contraste, el año pasado China y Estados Unidos concentraron 55% del valor del mercado global del IoT y América Latina tuvo una participación agregada de 1.5%; en México la inversión en IoT fue de 3,300 millones de dólares mientras que en EU este mercado tuvo un valor de 232,000 millones de dólares.

En este rubro, The SIU dio como referencia que el impulso a la inversión en investigación y desarrollo es vital para el florecimiento del IoT. En 2015, el gasto en R&D, como porcentaje del Producto Interno Bruto de México fue 0.55%, lo cual contrasta con el gasto ejercido por Suecia o Corea de 3.26% y 4.23%, respectivamente.

La ausencia de un ambiente regulatorio y de inversión óptimo pueden derivar en una limitante a la inserción del país en el nuevo contexto tecnológico , dijo.

cjescalona@eleconomista.com.mx