El Gobierno venezolano pondrá en marcha desde hoy lunes la segunda reconversión monetaria en 10 años, haciendo circular una nueva moneda nacional con cinco ceros menos. De esta forma, el bolívar fuerte pasará a ser bolívar soberano y es la primera fase del programa de recuperación económica del presidente Nicolás Maduro, en medio de la embestida hiperinflacionaria.

El plan de ajustes incluye también el anclaje de la economía a la criptomoneda petro; es decir, el tipo de cambio único del bolívar soberano utilizará como referencia la criptomoneda petro, la primera divisa digital controlada por un Estado y que en este caso estará respaldada por las reservas de petróleo de Venezuela.

Maduro dijo que cada petro, que equivale a 60 dólares que vale el barril de crudo venezolano, tendrá un valor de 3,600 bolívares soberanos o 360 millones de bolívares fuertes. Esa variación en el patrón de referencia para el tipo de cambio implica una nueva devaluación de 96% del antiguo bolívar.

Con la reconversión, parte de la actual familia de billetes circulará con la nueva. El gobierno sacó de circulación los billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100 y 500 bolívares fuertes, que quedaron pulverizados por la hiperinflación, pero dejó activos los de 1,000, 2,000, 5,000, 10,000, 50,000 y 100,000 de fuertes.

La nueva familia de bolívares soberanos tendrá billetes de hasta 500, que equivale a menos de 10 dólares al cambio en el mercado negro.

Ésta será la segunda reconversión en una década, ya que en el 2008 se puso en circulación el bolívar fuerte, tras suprimirle tres ceros al bolívar. La reconversión comenzará en un día no laborable, ya que Maduro decretó hoy lunes feriado para anular una posible protesta de la oposición con un llamado a huelga por un día.

La oposición anunciará nuevas manifestaciones a partir del martes, en protesta al paquete que llama el madurazo.

Debido al feriado, los nuevos billetes comenzarán a circular mañana martes, cuando los bancos reabran al público sus operaciones.

Maduro anunció la recoversión en marzo, pero fue pospuesta en dos ocasiones. Primero anunció la eliminación de tres ceros, pero el ritmo de la inflación obligó a restarle cinco. Desde mañana, los salarios y precios de bienes básicos, jubilaciones y servicios, así como el sistema de circulante, deberán ajustarse a la nueva denominación monetaria.

Los bancos deberán adaptar sus sistemas, de manera que una cuenta que tenga 10 millones de bolívares fuertes se convertirá en 100 bolívares soberanos.

El procedimiento simplificará las cuentas y transacciones cotidianas, pero carece de medidas para contener la inflación, que según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) podría llegar a 1,000,000% este año.

En un adelanto al programa de ajustes, Maduro anunció el viernes el aumento del salario mínimo nacional desde 5 millones de bolívares actuales a 1,600 bolívares soberanos, que representan 160 millones de bolívares fuertes o 30 dólares.

Otros ajustes son un aumento a precios internacionales de la gasolina más barata del mundo y la liberación del mercado cambiario, luego de 15 años del control de cambio. (con información de Reuters)