El pleno del Senado de la República aprobó, por unanimidad, el proyecto de decreto de las comisiones unidas de estudios legislativos, segunda, hacienda y crédito público y puntos constitucionales para prohibir las condonaciones de impuestos.

Con 119 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones avalaron las propuestas que reforman el Artículo 28 constitucional para plantear que la Federación, estados, municipios y alcaldías de la Ciudad de México sólo establecerán las exenciones y los estímulos fiscales que consideren necesarios para fomentar el desarrollo, el crecimiento económico y la inversión productiva.

Durante la discusión, el senador de Morena Martí Batres aseguró que la reforma no busca aumentar los impuestos a los contribuyentes, sino que tiene como objetivo mejorar la recaudación de recursos, y argumentó que en México se tiene una recaudación de 14% del Producto Interno Bruto, mientras que en Noruega es de 27 por ciento.

Con la minuta modificada, los senadores la turnan a la Cámara de Diputados para continuar con el proceso legislativo.

Con lo aprobado, ahora el Artículo 28 quedaría así: “En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes, así como las prohibiciones a título de protección de la industria”.

“Con la aprobación de la minuta, el presidente de la República no podrá continuar con la práctica de otorgar, de forma periódica, programas generalizados y masivos de condonación a deudores fiscales”, destacó la senadora Ana Lilia Rivera, de Morena.

No obstante, destacó que las condonaciones se mantendrán en casos extraordinarios, por ejemplo, al tratar de no afectar la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad, así como para ayudar a aquellos afectados por catástrofes naturales, plagas o epidemias.

En los últimos meses, los perdones fiscales han estado en la mira debido a la publicación de los  montos condonados en administraciones pasadas. De acuerdo con datos del SAT, en los últimos dos sexenios se condonaron impuestos por 400,902 millones de pesos.