La decisión de una reprogramación de la deuda griega no me parece mala , comentó José Ángel Gurría Treviño, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En entrevista con el diario Le Figaro, Gurría mencionó que la reprogramación le da tiempo a Grecia para digerir sus medidas de ajuste . Además, detalló, para los mercados conceder una devolución es el mal menor, ya que no implica la reducción del monto de capital de la deuda .

El exsecretario de Hacienda de México explicó al rotativo francés que cuando esto se discutió en el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea (Ecofin) la semana pasada, los prestamistas respondieron bien: los rendimientos de la deuda griega se han aliviado. Los mercados se tranquilizaron .

OPINIONES ENCONTRADAS

Por su parte, en París, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, consideró que una reestructuración de la deuda griega empeoraría la crisis de deuda de la zona euro.

Existe un peligro real de que, de una forma u otra, una reestructuración o reprogramación de deuda agrave la situación , reflexionó Van Rompuy en el foro en el que la OCDE celebró sus 50 años.

Grecia anunció el lunes nuevas medidas fiscales valoradas en 6,000 millones de euros para reducir su déficit fiscal y el inicio de un plan de privatizaciones que busca persuadir a los cada vez más escépticos acreedores y mercados de que el país puede pagar su deuda sin recurrir a una reestructuración.

Las tres mayores calificadoras han advertido que cualquier tipo de reestructuración constituiría una declaración de moratoria. El martes, Moody’s estimó que una reestructuración relegaría la nota de Grecia a la categoría C , el último escalón antes de la suspensión de pagos.

La deuda griega a largo plazo tiene actualmente la nota B1 de Moody’s, que anunció a principios de mes que planeaba degradarla varios escalones en las próximas semanas.

El primer ministro griego, George Papandreou, intentó sin éxito lograr un consenso con los líderes de la oposición sobre un nuevo paquete de medidas de austeridad. El principal líder de la oposición en Grecia rechazó respaldar dichas medidas para afrontar la crisis financiera, alegando que sólo agravarán la recesión.

Antonis Samaras, líder del partido conservador, la principal oposición al gobierno argumentó que la Dirección General del gobierno estaba mal, aunque explicó que sí apoyaba ciertos aspectos, como las privatizaciones, expuso que la del gobierno es una receta errónea .