Escenarios radicalmente opuestos se viven en Chile y Perú. Mientras que la semana pasada Chile rechazó la central de generación termoeléctrica Punta Alcalde, que pertenece a la empresa Endesa; en Perú pasa todo lo contrario. Sólo los proyectos que cuentan con Estudio de Impacto Ambiental (EIA) en ese país suman 14,000 millones de dólares, que se aproximan al equivalente de 10 proyectos Punta Alcalde.

Las cifras de Perú son contundentes: según cálculos de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) del país tienen en cartera 26,000 millones de dólares en centrales, y este año debieran ingresar al sistema 512 megawatts, cifra que para el 2013 aumentaría a 1,200 megawatts.

¿Qué pasa en Chile? El sector totaliza unos 27,000 millones de dólares en proyectos que han sido frenados o que están en proceso de judicialización (considerando además de Punta Alcalde, a Castilla, HidroAysén, Energía Austral, Energía Minera, Los Robles, entre varios otros).

La oportunidad de las hidro

Este panorama ha hecho que algunas generadoras, tanto locales como multinacionales, principalmente hidroeléctricas, comiencen a enfocar su interés por desarrollar nuevas centrales en Perú.

A juicio de Mario Valcarce, ex presidente de Endesa Chile y hoy director de Transelec, específicamente en el caso de las hidroeléctricas el problema es crítico. El recurso energético que tiene Chile es agua, y prácticamente hoy es imposible desarrollar un proyecto hidroeléctrico de magnitud, y eso evidentemente va a tener un costo para el país , dijo. Todo esto en un contexto, agrega, en el que los chilenos pagan uno de los costos de energía más altos de la región.

Según afirman fuentes de la industria, prácticamente ninguna gran generadora tiene proyectos nuevos en Chile, prefiriendo sondear la posibilidad de adjudicarse las próximas concesiones que deba lanzar en Perú el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin). Se espera que pronto se ponga en oferta la demanda de energía que se va a requerir a partir del 2018, proceso que llevará a cabo la Agencia de Promoción de la Inversión Privada.

Este hecho es bastante lógico, según Francisco Aguirre, director ejecutivo de Electroconsultores, quien señala que, al igual que las mineras, las generadoras preferirán invertir en un país en el que el mercado crece sin las dificultades ni los costos de Chile.

Concretamente Perú desarrolla sus tecnologías energéticas locales, hidroelectricidad y gas natural local, lo que es bastante más barato que en Chile desarrollar con Gas Natural Licuado (GNL) traído de remotos países y con hidroelectricidad ignorantemente inhibida por la población sesgadamente mal informada .

Sebastián Bernstein, ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, puntualizó que el gobierno de Perú estableció en su marco regulatorio un sistema de licitaciones de ERNC y, en algunos casos de centrales hidráulicas, que garantiza un precio.

Pero esas licitaciones se ven muy de vez en cuando, con la frecuencia con que el gobierno determine. Además, el sistema peruano es más chico que el chileno , afirmó, agregando que si bien las compañías en el país están lidiando con los temas ambientales, de transmisión y posterior judicialización, aún no he tomado conocimiento de generadores que cancelaran y se vayan a Perú .

En cualquier caso en Chile, la estrechez energética provocará que, por ejemplo, hacia el 2019 el margen de reserva que se aproximará a 30% se cruce con la potencia instalada, superándola en los años que sigan. En consecuencia para el 2024, la demanda sería mayor que la capacidad.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica