Los países que no pertenecen a la red del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) representan un alto riesgo de ser más proclives al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, debido a que presentan debilidades en la aplicación de los estándares de este organismo intergubernamental, indicó su presidente Marshall Billingslea.

En la reciente reunión ministerial del organismo, Billingslea explicó que en los 30 años del organismo, éste ha tenido como prioridad la protección de los sistemas financieros y la economía global; sin embargo, reconoció que es necesaria una actualización de sus procedimientos y estrategia para responder a los desafíos actuales para combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

“El proceso de evaluación (a los 36 países miembros del organismo) aún no está completo para todas las jurisdicciones; sin embargo, podemos ver que las debilidades en la implementación efectiva de los estándares de GAFI son más pronunciadas en las jurisdicciones no pertenecientes a la red global de GAFI”, expresó Billingslea ante los ministros del GAFI.

El GAFI es un organismo intergubernamental creado en 1989 y compuesto por los ministros de las naciones que son miembros de éste, con el fin de proteger el sistema financiero y la economía en general de las amenazas del lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. En la actualidad, este organismo cuenta con 36 países miembros y dos organismos multinacionales.

Billingslea resaltó la necesidad de responder a las amenazas que representan los riesgos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en las innovaciones financieras, como el uso de activos virtuales.

El presidente del GAFI hizo un recuento de lo que este organismo ha logrado desde el 2012, por ejemplo, ampliar su visión para combatir el financiamiento al terrorismo y emitir los estándares pertinentes para acotar este delito.

“Los grupos terroristas como ISIS, Al-Qaeda y sus afiliados están evolucionando y continúan obteniendo fondos de una amplia gama de fuentes para realizar actos terroristas y mantener y hacer crecer sus organizaciones. Combatir todos estos aspectos del financiamiento al terrorismo sigue siendo una de las principales prioridades para el GAFI”, mencionó el presidente del organismo, del cual México es miembro.

Billingslea recordó que otra de las prioridades de este organismo ha sido la promoción del uso efectivo de la inteligencia financiera como un factor crítico para identificar y rastrear a los delincuentes, incluso a través del intercambio de información a nivel nacional e internacional.

Mandato abierto

En dicha reunión, los ministros del GAFI aprobaron a partir del 2020 la adopción de un mandato abierto en este organismo, con el fin de darle mayor continuidad al trabajo que realiza además de darle más visibilidad en el escenario mundial.

“La adopción de un mandato abierto, en el 30 aniversario del GAFI, refleja el hecho de que estas amenazas (lavado de dinero y financiamiento al terrorismo) son una preocupación constante para la integridad del sistema financiero además de que se establece un compromiso político sostenido para combatir el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y la proliferación (de armas)”, explicó el organismo.

La adopción de este mandato abierto incluye cambios en sus procesos de gobernabilidad con el fin de fortalecer su capacidad para responder a las amenazas que enfrentan todos los países.

“Apoyamos el fortalecimiento del papel y la extensión de los términos de la Presidencia del GAFI (el presidente y el vicepresidente) a un período de dos años. Esto elevará el perfil y la visibilidad del GAFI en el escenario mundial con el fin de promover la implementación efectiva de los Estándares en todo el mundo”, detalló el Grupo.

La adopción de este mandato reconoce que GAFI ha evolucionado de ser un foro temporal a un compromiso político y público sostenido para combatir el lavado de dinero.

“Aumentaremos nuestro compromiso como ministros del GAFI reuniéndonos cada dos años, a partir del 2022, para discutir cuestiones estratégicas y hacer un balance del progreso del GAFI en su mandato”, se puede leer en un documento donde se explica la estrategia del mandato abierto que será adoptado por el organismo.